LA MATRIZ BCG

 

La matriz BCG es utilizada para realizar el análisis de la posición de un producto/negocio dentro del mercado, o bien de la cartera de negocios de una empresa u organización en el caso de que estos estén diversificados.

Su nombre proveniente de las siglas de Boston Consulting Group (empresa global líder en consultoría estratégica para la alta dirección), también es conocida como matriz de crecimiento o participación.

Se trata de un gráfico, desarrollado en los años 70 por esta consultora, cuyo objetivo  es contribuir a tomar decisiones respecto a las distintas Unidades Estratégicas de Negocio (UEN), de las cuales podéis ver algunas definiciones pulsando en el enlace para que podáis informaros de una forma más completa. En el eje vertical de la matriz se mide el nivel de crecimiento del mercado o industria en la que se engloba; mientras que en el eje horizontal se mide la cuota o posición relativa que tiene el producto/negocio dentro del mercado. La representación gráfica sería la siguiente:

Los cuatro cuadrantes de la matriz suponen una clasificación de las UEN, la cual nos proporciona múltiple información acerca de las decisiones de inversión, tanto a nivel financiero, marketing o incluso logístico (ya que supone una revisión del tradicional concepto de ciclo de vida del producto). Aunque este sistema se considera en ciertos ámbitos obsoleto, bien es cierto que ha supuesto una referencia para desarrollos posteriores del tema.

Lo que se pretende conseguir es establecer un sistema que permita tomar decisiones lo más objetivas posibles sobre dónde invertir, retirar inversiones,… en lo referente a las UEN. Para lo cual se deben tener en cuenta las características de cada uno de los cuadrantes que la componen. Son los siguientes:

Cuadrante 1: NEGOCIOS ESTRELLA

En este primer cuadrante se ubican negocios/productos con un  gran crecimiento en el mercado y con una alta participación de estos mismos productos en él. Se debe prestar especial atención a las inversiones en este tipo de productos/negocios, debido al alto crecimiento de los mismos en el mercado, los flujos de financiación deben ser muy altos para poder competir, pero también se recuperan rápido debido al liderazgo que ostentan los mismos. Al reducirse el nivel de crecimiento con el tiempo pasan a convertirse en productos/negocios vaca.

 

Cuadrante 2: VACA LECHERA

Son productos/negocios privilegiados ya que se sitúan en industrias maduras siendo líderes. La fidelidad adquirida de los clientes hace que se reduzca la necesidad de inversión en marketing. Generan más efectivo del que pueden reinvertir de forma rentable, por ello se puede desviar este superávit hacia otras UEN que lo necesiten. Es la etapa más difícil de alcanzar por un producto/negocio.

Cuadrante 3: INTERROGANTE

En el se engloban productos/negocios con baja participación en los mercados pero que cuentan con buenas expectativas, al tener este altas tasas de crecimiento, o sea, buenas expectativas. Requieren un alto nivel de inversión proveniente de otras UEN de la empresa y puede acabar derivando en cualquiera de las otras 3 categorías, de ahí que se denomine interrogante.

Cuadrante 4: PERRO

Aquí existe poca participación en el mercado, el cual posee además bajas tasa de crecimiento. Son mercados maduros y en decaimiento. No suele ser recomendable invertir en este tipo de UEN al no resultar rentables, y si además perdura esta condición a lo largo del tiempo suelen eliminarse completamente, para que no dañen al resto de negocios y al flujo financiero de la empresa.

 

Para comprender mejor este concepto dispondremos de un ejemplo práctico. Supongamos que somos una empresa dedicada a la fabricación y comercialización de productos electrónicos. Como hoy en día lo más novedoso y más demandado en el mercado son las tabletas, se invertirá principalmente en esta Unidad de Negocio, además de que el alto precio de este producto en el mercado hace que se recupere la inversión mientras tratamos de convertirnos en líderes, con lo cual la tableta sería producto estrella. En el caso de que también vendamos reproductores mp4 y que además seamos líderes en el mercado de los mismos, la inversión se verá reducida y se generarán remanentes que pueden repercutir en las demás UEN, es decir, el reproductor mp4 sería producto vaca. También fabricamos productos que tiene buenas expectativas pero que todavía no dominamos del todo, como por ejemplo, los móviles fabricados con grafeno; puede ser que acabe siendo un éxito o que acabe en fracaso y suponga un descalabro financiero para la empresa, ya que la inversión requerida es muy fuerte, es decir, son productos interrogante. Para terminar nuestra empresa fabrica además de forma aislada walkmans, que están en desuso y además no poseen grandes expectativas de crecimiento, además no somos líderes en ese mercado, con lo cual podemos afirmar que es un producto perro.

Cabe destacar, para finalizar, que esta matriz no se usa de un modo axiomático, ya que existe una gran cantidad de métodos y sistemas para la toma de decisiones de inversión entre los diferentes negocios de una empresa, mucho más fiables y precisos; pero la matriz BCG no deja de ser la precursora y de la que se han partido el resto de métodos posteriores, de ahí reside su importancia.

 

Es evidente que estos modelos no son estáticos y deben ser revisados con el paso del tiempo. Es por ello que, adaptándonos mejor a la economía actual he revisado el modelo tradicional. Lo puedes ver a través del siguiente enlace: LA NUEVA MATRIZ BCG

About the author

Félix Ruiz

Docente y profesional del mundo de la #teleformación. Experto en gestión educativa. ¿Te ayudamos? educadictos@gmail.com

View all posts

8 Comments

  • La documentacion antes mencionada , nos da claridad de la rentabilidad de un animal sus variantes , su cuidado y el fin de beneficios que se pueden obtener de este, pór otra parte esta el cuidado y la inversion hacia una animal que lo unico que nos puede ofrecer es proteccion , pero no hay rentabilidad .

    Saludos .

  • Creo que este tipo de analisis es contundente a la hora de diversificar la calidad de un producto, y compara la rentabilidad de este con el resto, que a la hora de clasificarlo recrea en una escala y se debe actuar en consecuencia con los obsoletos y sobre todo en inversiones de productos nuevos en un principio no tiene rentabilidad pero siempre con cautela hay que contar con ellos.

    • Efectivamente Miguel. Una útil herramienta, que puede ayudar a diversificar la cartera de inversión de una empresa, teniendo en cuenta que lo que hoy da pérdidas puede que sea lo que nos haga subsistir en el futuro, se trata de una cuestión de inversión y desinversión. Gracias por tu aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *