Principios que orientan la nueva norma ISO 9001:2015

En este post seguimos ampliando nuestra visión sobre un sistema de gestión de calidad que comenzamos la semana pasada.

En la evolución de las normas ISO nos encontramos en pleno proceso de cambio, por el cual se llevan estableciendo desde 2012 ciertas modificaciones:

  1. Estructura de alto nivel unificada.
  2. Puesta en común de la Terminología y textos de los capítulos.

Cada norma, por tanto añadirá requisitos específicos para cada disciplina.

El cambio estructural proporciona ventajas a las organizaciones con buen sentido organizativo y amplitud de miras en cuanto a las certificaciones de sus sistemas de gestión: Compatibilidad entre normas y facilidad de integración entre ellas a la vez que los procesos de auditoría son más sencillos.

Sobre la norma de calidad 9001, se ha publicado la última versión en septiembre de 2015. Desde entonces se ha abierto un periodo de transición hasta 2018 en el que puede convivir la aplicación de la norma según ambas redacciones.

Evolución iso

Os proporciono a continuación alguna de las claves que inspira la nueva norma y que hay que tener en cuenta para la nueva orientación que debemos dar a la gestión:

  • Risk based certification: la base principal de nuestro sistema va a ser predictiva, adelantarnos a los posibles riesgos y buscar la prevención de posibles problemas. Para ello necesitaremos implementar alguna herramienta, o al menos, cambiar nuestro sistema de auditoría para enfocarlo hacia este objetivo.
  • Sistema no basado en procedimientos: las normas anteriores obligan a desarrollar una estructura documental de manual, procedimientos, instrucciones y registros, que, a partir de esta versión de 2015 no será necesaria. Ojo, tampoco la prohíbe, pero no será necesaria. Esto suponía cierto estigma para el modo de certificación, pues parecía que un sistema podía ser malo… siempre que lo tuviésemos por escrito. La realidad en muchos casos era otra;… con esta nueva norma podemos abandonar esa idea.
  • Ya no existe la figura del representante de la dirección. La nueva versión exige una implicación real del equipo directivo.
  • Se busca la satisfacción del cliente. Esta orientación es clave, el objetivo de búsqueda de la calidad se aplica porque nos debemos a nuestros clientes y tenemos que ofrecerles un nivel óptimo en nuestros productos o servicios.

Mi recomendación será la de ir pasando de un exhaustivo seguimiento documental de procedimientos e instrucciones a buscar las formas de contar con evidencias y trazabilidad de nuestras actividades, cumpliendo las ópticas anteriores. Así podremos auditar internamente y ser auditados por nuestra entidad certificadora de un modo simple y directo.

 

 

Gracias a Carlos Navarro, Director comercial de DNV GL por su inspiración y fundamentos técnicos.

About the author

Chema Garcia

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *