Crisis. Una oportunidad para el cambio

En el lenguaje chino, basado en ideogramas, el símbolo para designar la palabra “crisis” es muy similar al que designa la palabra “oportunidad”.

危機 (Crisis)

機會 (Oportunidad)

 

Nuestro refranero castellano, menos dado a las sutilezas orientales, explica bien cuáles son los beneficios de un río revuelto para el pescador. Yo añadiría que para un pescador motivado.

Los momentos de crisis no son ajenos a ninguno/a de nosotros/as. De hecho, es algo normal que se da en nuestra vida a todos los niveles (profesional, afectivo, financiero,…).
La diferencia radica en la manera que tenemos de afrontar los cambios, las carencias.

Cuando se produce una crisis económica, habitualmente los sectores se reducen en cuanto a tamaño, pero también disminuye el número de competidores. Por tanto, la parte de mercado a repartir es más grande.

Esta situación permite a un porcentaje importante de empresas salir reforzadas.

Existen estudios que demuestran que un 23,5% de las empresas analizadas salieron reforzadas en el medio-largo plazo, es decir, que mejoraron su posición competitiva durante la crisis. Este dato es muy importante porque no quiere decir que el 23,5% hayan sobrevivido en la crisis, sino que se reforzaron con ella.

Y no es tan infrecuente como pudiera parecer escuchar opiniones tales como: “¡Cuando veo lo que ha sucedido en la crisis! Nos ha ido mejor que en tiempos de bonanza. Hubo un tiempo que fue muy duro pero al final no ha sido tan terrible”.

El éxito lo encontraremos en una acertada gestión y toma de decisiones.

Cuando el mercado se reduce, estar bien posicionado en el reparto de la cuota es más importante que la cuota en sí.

Es en estos momentos cen que se pone a prueba la naturaleza de cada ser humano, podemos llorar y quejarnos, o podemos ver la oportunidad que existe.

Puede sonar demagógico, pero creo que los/as grandes beneficiados/as de la crisis podemos ser nosotros/as.

Lograrlo exige un cambio de mentalidad. Tras este parón, no va a haber más remedio que hacer las cosas de otra manera y deberíamos hacerlas mejor. Esa es la “gran oportunidad de la crisis”.

Y es que, donde algunos ven la palabra CRISIS, otros ven la palabra CRI$I$.

3 Comentarios

  • Hola Dani !!

    La verdad es que me ha resultado muy interesante tu artículo. Sin embargo, sí discrepo en algunas cuestiones que expongo a continuación.

    Es cierto que emprender es una posibilidad que se plantea en la actualidad, sobre todo por las dificultades de encontrar un trabajo.

    Pero, ¿quizás esa falta de trabajo no será porque muchas empresas no son rentables y la gente prefiera esperar a tiempo mejores?

    Emprender presenta dificultades. Desde mi punto de vista, quizás la más importante, es la falta de financiación o, cuando ésta llega, es tarde.

    Tampoco considero que España sea un país de mentalidad emprendedora. En España, la cultura se centra en ser trabajador por cuenta ajena o ser funcionario. La posibilidad más importante que existe como empresario es seguir el negocio familiar.

    Tampoco se fomenta especialmente por parte de la Administración, al exigir grandes papeleos y trámites necesarios para iniciar la actividad.

    Empreder siempre es un riesgo, y si la actividad va mal siempre se habrá perdido dinero.

    ¿Qué opinas tú?

    Un saludo,

    Pedro.

    • Hola Pedro !!

      Gracias por tu aportación.

      La verdad es que no sé ni una palabra de chino, pero sí algo de castellano. Y la palabra crisis no siempre tiene una connotación negativa.
      De hecho, la primera acepción que da el Diccionario de la RAE de crisis es “cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya sea para agravarse el paciente”.

      La economía española, en mi opinión, padecía desde hace tiempo algunas enfermedades estructurales.

      La crisis obligó a buscar una cura para muchas de ellas.

      Yo creo que lo importante no es tanto el significado de la palabra como la actitud que se adopte frente a las dificultades.
      En muchas ocasiones se oye decir que es difícil ver la oportunidad. ¿No será que es más cómodo no buscarla?

      Me gustaría destacar tu comentario de que las empresas no son rentables. ¿Acaso lo serán más cuando haya más competidores?
      Si algo ha provocado la crisis, para bien o para mal, es una limpieza en el mercado. Ahora han adquirido importancia las estrategias de Marketing y fidelización de clientes.

      Para el consumidor es una ventaja. Ahora hay que competir con calidad, no sólo con precios a costa de rebajar la primera.

      Estoy de acuerdo contigo en que, en general, España no es un país que se caracterice por su mentalidad emprendedora. Hay bastantes trabas administrativas.
      Pero, también creo que es necesario un cambio de mentalidad. Toca ponerse en marcha y dejar de ir a remolque.

      En relación a esto último, me gustaría citar la frase de Henry Ford: “Si piensas que puedes hacer algo o si piensas que no puedes, en ambos casos tienes razón”.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.