El humor en las empresas. Un recurso muy humano

Aumenta la productividad, dispara la imaginación, motiva al personal, genera excelentes canales de comunicación y es un remedio magnífico contra el estrés.

 

Y esto no es ninguna broma.

Cuántas veces habremos dicho: “Dentro de unos días/semanas/meses nos estaremos riendo de todo esto”. ¿Por qué no empezar ahora mismo?

Existe una etiqueta que recubre la escena organizacional y se resume en una frase que sentencia de manera inequívoca que “los negocios son algo serio”. Y sí, no cabe duda, lo son, y con seriedad deben afrontarse los retos y las responsabilidades que representan.
Pero los negocios no dejan de ser serios por el hecho de que la gente que los hace posibles sonría.

 

Tener sentido del humor no quiere decir que no se toma uno las cosas con criterio. Se trata de responder con una actitud positiva a los retos y dificultades del día a día.

 

El humor nos permite enfrentarnos a una situación difícil sin dejarnos secuestrar por las emociones negativas. Nos ayuda a crear ambientes más relajados y favorables para la toma de decisiones y la solución de conflictos.

El sentido del humor nos permite ver los problemas desde otra perspectiva, con mayor flexibilidad y autodistanciamiento. A través del humor, la persona se siente inducida a abandonar su manera habitual de ver las cosas -su lógica o su sentido de lo obvio- y a adoptar una manera más amplia que incluye lo cómico y nos mueve a cuestionar lo obvio, lo serio.

Pero los efectos beneficiosos de unas buenas risas en el trabajo no acaban ahí: elimina el estrés, abre vías de comunicación capaces de cohesionar al equipo más desestructurado y, dirigido hacia uno mismo, el humor confiere seguridad y control.

 

Ejemplo real de ello es el siguiente:

Los empleados de una sucursal bancaria protestaban sin cesar por la nefasta conducta de algunos clientes. A un lado de la ventanilla, los trabajadores intentaban esmerarse en sus funciones para minimizar cualquier roce, pero, al otro, había quien no atendía a razones. Si la amabilidad y la educación eran sello de la casa, el estrés y el descontento también empezaban a instalarse en el quehacer cotidiano de la plantilla.

Así que el director decidió institucionalizar internamente el «Premio al Peor Cliente de la Semana». Cada viernes, al término de la jornada laboral, los sufridos empleados de la sucursal se reunían en una sala y contaban sus respectivas historias acumuladas durante la semana en un distendido ambiente de complicidad y de risas. La mejor historia de horror se llevaba el premio y una botella de champagne. La iniciativa hizo que los ánimos se relajaran y, como todos querían ganar, se empeñaron en tratar a los clientes más insoportables, de manera que éstos, a su vez, fueron suavizando sus maneras ante tal cúmulo de atenciones.

El sentido del humor del director de la sucursal bancaria le proporcionaba herramientas para idear una “estrategia” que desdramatizara la situación, eliminara tensiones, cohesionara a su equipo, motivara a sus empleados y, finalmente, solucionara el problema. ¿Se puede pedir algo más a unos minutos de risa?

Y es que el humor va muy en serio.

10 Comentarios

  • Es muy importante conseguir, por parte de las empresas y de sus trabajadores, que sea divertido asistir un lunes a la oficina. Un lunes…un martes….un miércoles…y el resto de la semana. Sería interesante afirmar que trabajar fuese sinónimo de buen humor y que la risa fuese compatible con las ocho horas de oficina y un despacho desbordado de papeles. Parece un sueño pero muchas empresas empiezan a hacerlo realidad. A través de la risa se crea un ambiente de equipo que hace que el trabajo sea más productivo y beneficioso, no solo para el empresario sino para los propios trabajadores de la empresa. Opino que la risa sólo puede traer beneficios para quien la genera.

    ¿Te imaginas levantarte cada día con la mejor de las sonrisas para ir a trabajar? Pienso que para que una empresa funcione, es necesario potenciar el talento natural de las personas con el fin de que puedan optimizar mejor los resultados y sacar más provecho a sus recursos. El mundo de los negocios es demasiado serio y parco en palabras por lo que tenemos que sacarle esa sonrisa que tiene escondida.

    Me ha gustado mucho tu artículo, un ejemplo de escritura fresca…

    • Hola Marisa.

      Me alegro de que te haya gustado mi comentario.

      También me parece muy acertado lo que tú comentas. En estos momentos tan complicados, como consecuencia de la situación económica que nos ha tocado vivir, donde se generan, en muchas ocasiones, momentos de tensión y estrés en las empresas, me parece muy importante que, dentro de la seriedad y profesionalidad que se requiere en todo puesto de trabajo, se utilice como herramienta el humor y la distensión.

      Mejorará el ambiente de trabajo y se podrán sobrellevar mejor las situaciones más complicadas. Los trabajadores irán a trabajar con un estado de ánimo que, sin duda, será mucho más beneficioso de cada a su productividad.

      Un saludo,

      Dani.

  • Hola a tod@s !!

    Al hilo de los comentarios anteriores, no debe caber duda de que la actividad que se desarrolla en cualquier empresa debe ser llevada a cabo con seriedad, responsabilidad y compromiso.

    Pero, al mismo tiempo, considero que todo lo anterior, no está reñido con el buen humor. Desde mi punto de vista, es el ambiente adecuado para potenciar la innovación y la mejora continua.

    Y, sobre todo, en los momentos de crisis es donde debe potenciarse, cuando se necesita que la gente sea más productiva.

    El éxito de una empresa depende de mantener satisfechos a sus clientes, pero también a sus empleados.

    Estoy de acuerdo con Marisa, un soplo de aire fresco. Muy buenas e interesantes tus aportaciones.

    Un saludo,

    Pedro.

    • Hola Pedro !!

      Gracias por tu aportación.

      Estoy de acuerdo contigo en que el trabajo debe tomarse con seriedad, sin duda. Pero entendida en el sentido de responsabilidad. No estamos hablando de hacer el payaso todo el día.
      Estamos hablando de realizar las funciones que uno tenga encomendadas, como no podía ser de otro modo, con la profesionalidad requerida en cada caso.

      Lo que puede variar, en este sentido, es la aptitud que se adopta frenta a las adversidades que se presenta cada día en el trabajo.

      Un toque de humor puede aportar buen ambiente y distensión.

      De hecho, muchas empresas han incorporado el humor en su filosofía corporativa, su estrategia de recursos humanos o sus programas de formación.

      Por algo será.

      Un saludo,

      Dani.

  • Hola Daniel, es increíble tu artículo, me ha encantado , sobre todo porque es aplicable a la vida misma, algo tan natural e innato en el ser humano y que muy pocos saben utilizarlo por motivos varios: aparentar, miedo al ridículo, yo soy muy serio y respetable, y si todos tuviesemos ese toke màgico que tu aquí muy acertadamente nos has acercado a todos los del curso , pues creo que muchos conflictos no serian tales, muchos estreses no se producirían y todo iría mas distendido.
    Yo, particularmente he de confesar que tengo ese don , del toke de humor lo que pasa es que la mayoría de mi entorno no lo comparte ,asi que he optado por no tener que justificarme ante nadie y ser un poquito mas feliz a pesar de las circunstancias.
    un saludo y enhorabuena

    • Hola Encarna !!

      Gracias por tu aportación.

      La verdad es que me ha gustado mucho tu post. Lo que más me ha llamado la atención es la naturalidad de tus comentarios.

      Más que una respuesta centrada en el tema en sí, me gustaría elogiar y agradecerte que compartas con todos los que escribimos en el Blog ese aspecto de tu personalidad.

      Es importante que, en las empresas, haya personas como tú y, sobre todo, que no tengan reparo en mostrarlo, a pesar (como nos comentas) que en tu entorno no se comparta.

      Gran aportación.

      Un saludo,

      Dani.

  • Hola,
    Estoy muy de acuerdo con el artículo, además, el ejemplo está genial.
    Con relación al humor en las empresas solo quiero hacer algunas valoraciones que considero oportunas basándome en mi experiencia profesional, es cierto que sirve para relajar tensiones, enfrentarse a diferentes situaciones difíciles y sobre todo salvar obstáculos, mayormente de comunicación.
    El humor se presta mucho a sortear las barreras de comunicación que pueden aparecer entre la jefatura y los trabajadores, por eso un buen jefe debe tener “oído fino” para saber “oír entre líneas” las manifestaciones de humor de sus subordinados, pues es una manera muy factible y habitual de decirse lo que se piensa sobre determinadas situaciones incomodas, es decir una aparente broma casi siempre encierra una verdad o pensamiento oculto, por supuesto esto sucede cuando no hay una buena comunicación.
    Otra cosa sobre el humor es que generalmente es directamente proporcional a los problemas, increíblemente el humor aparece más cuanto más problemas existen, pues actúa como una verdadera válvula de escape, es un medio idóneo para poner el “dedo sobre la llaga” para reírse de las calamidades propias y ajenas.
    Sobre el humor en las empresas también hay que señalar que no se debe confundir la distensión proporcionada por un rato de humor en el que puede participar la dirección o parte de ella, como en el ejemplo, con la relajación en la disciplina laborar, confusión esta no muy infrecuente.
    Por último quiero agregar que el humano es el único ser que tiene la capacidad de reír, y digo de reír a consciencia pues la hiena tiene su risa, pero es solo su ladrido, por lo tanto, ejercitemos nuestra endémica capacidad que sus beneficios son innumerables. Y cito a un gran poeta que ya hace muchos años escribió: el humor y la sátira tienen que ser para la sociedad como un látigo con cascabeles en la punta.
    Quiero expresar que como dije anteriormente estas son valoraciones u opiniones netamente personales, basadas en mi experiencia personal.
    Saludos

    • Hola Guillermo !!

      Gracias por tu aportación al post.

      Me parece muy interesante tu punto de vista, enfocando el tema hacia la comunicación. Estoy de acuerdo contigo en ese aspecto. Un ambiente distendido ayuda a superar momentos de tensión y barreras en la comunicación, como bien señalas, así como ser también una forma sutil de hacer llegar mensajes a distintos estamentos dentro de la empresa.

      Todo ello, siempre dentro de la profesionalidad que exige el desempeño de un puesto de trabajo.

      Un saludo.

  • Hola.
    Creo que es muy importante el humor en el trabajo, porque distensiona el ambiente a veces un tanto estricto; es bueno saber que una dosis de humor en el momento justo ayuda a encontrar soluciones a los problemas como en el ejemplo.
    No lo había analizado así, y ahora mismo recuerdo que en una empresa en la cual trabajé hace unos años, hacíamos algo parecido con los clientes; y el momento de distensión y humor, se daba el viernes en un tiempo designado para ello. Todos contabámos alguna anécdota con una u otro cliente y muchas veces coincidimos que era el mismo el que nos daba más trabajo.
    Este tiempo nos dejaba una especie de moraleja o frase que nos ayudaba y motivaba en el transcurso de la semana.
    Un buen tema para salir del esquema de las teorías y tratados y todo lo demás.

    Muchas gracias
    Un saludo

    • Hola Constansa !!

      Te agradecemos tu comentario, así como que hayas compartido tu experiencia con todos nosotros.

      Una aportación muy intersante.

      Gracias.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.