estrategia_digital_interaccion

El plan de comunicación 2.0 y la estrategia digital

De una experiencia de hace muy poco explicando un plan de comunicación 2.0 para una emprendedora he sacado un par de conclusiones que nos van a venir muy bien en este post. La importancia de definir cómo se realiza la comunicación de los productos de una empresa y cómo tener la estrategia digital definida minimiza los riesgos de equivocarse.

Cuando alguien te dice: ¿Para qué toda esta teoría? La respuesta es clara, para saber lo que vamos a hacer y para poner en común la gestión comercial con la comunicación a realizar.

¿Os imagináis llegar a una sesión fotográfica sin el marco que nos aporta el plan de comunicación?

Fotografo: Bueno, y ¿qué vamos a hacer?

Responsable de campaña: Pues no sé, ¿qué se te ocurre?

Sería impensable, ¿verdad? Aunque el plan de comunicación no entre en los detalles de anuncios y campañas sí que especifica el tono de textos y líneas generales de las imágenes y vídeos a utilizar. Además, proporciona datos sobre el público objetivo y el posicionamiento competitivo que facilitan que todas las acciones tengan coherencia y objetivos comunes, es decir, está enmarcando la estrategia digital del negocio.

La figura del social media strategist cobra aquí más importancia que la del community manager, que es quien realizará las acciones marcadas por la estrategia digital especificada en el plan de comunicación 2.0

Integra la estrategia digital con este índice:

1.Planificación

A la hora de planificar se debe tener en cuenta si la empresa parte de cero o ya dispone de espacios virtuales habilitados, por lo que en ese caso se haría una completa auditoría sobre ellos, se detectarían oportunidades de mejora, y se plantearían los análisis teniendo en cuenta el trabajo anterior.

Yo recomiendo hacer un DAFO 2.0, hacer un proceso de escucha activa y analizar la competencia, así se llegará a un diagnóstico 2.0 a partir del cual plantear acciones futuras.

2. Audiencia

En este punto os recomiendo hacer dos cosas, detectar a vuestro público objetivo (hacerlo resulta más sencillo si ya hay espacios digitales en funcionamiento) y especificar las palabras clave con las que queréis trabajar. Sin ellas todo el trabajo posterior no tendrá demasiado sentido, pues estaríamos planteando acciones hacia un público y con una forma de comunicación probablemente erróneas.

Un plan de contingencias en el que definir situaciones donde la reputación online se ve comprometida nos puede ayudar a sobrellevar problemas con usuarios en redes sociales.

3.Canales y estrategia digital

Un primer establecimiento de objetivos ayudará al social media strategist a decidir en qué canales se centrarán los esfuerzos de marketing. Recuerda que en las campañas de social media quien mucho abarca poco aprieta. Está demostrado que utilizar muchos y variados canales sociales no implica mejores resultados que centrar en pocas redes pero mejor trabajadas las acciones hacia el público definido.

En esta fase se debe crear una base desde la que crear los contenidos que vamos a compartir y promocionar y especificar la manera de comunicar en cada medio escogido: Blog, Facebook, Instagram, Twitter, Linkedin, etc

estrategia_digital_blog

En este punto se debe definir también si se van a utilizar las funcionalidades publicitarias de las redes, y cómo combinar cada herramienta de cada red social. Por ejemplo, si tomamos Instagram como base, con qué frecuencia subiremos imágenes, cuando subiremos vídeos, y con qué objetivo usaremos las stories. Si usamos publicidad, habría que definir qué productos queremos promocionar, la tipología de los conjuntos de anuncios, la posibilidad de contar con influencers y la relación de todo ello con el resto de publicaciones.

Os recomiendo marcar el tono que deben tener las publicaciones, y especificar aspectos visuales, como detalles en el uso de logotipos, tipografías y tipo de fotografía y vídeo a generar.

Este punto también es el adecuado para plantear acciones no sociales, por ejemplo el uso de publicidad en buscadores o campañas de publicidad web más clásicas con banners o contenidos patrocinados.

4. Medición

Ya os hacéis la idea de que para ver si tiene lógica lo que se plantea habrá que revisar los resultados… El planteamiento tiene dos vertientes, una la de la monitorización de la marca, que se hará desde las notificaciones de los medios propios. Pero también es recomendable un seguimiento de medios ajenos, a través de herramientas como Netvibes u otras que permitan configurar un seguimiento de las menciones.

Por supuesto es inevitable realizar los análisis determinados por los objetivos marcados en el punto anterior, para ello las redes sociales aportan sus estadísticas, pero deberás complementarlas con programas de analítica web. Para establecer relaciones entre las acciones sociales y el funcionamiento de la página web, no te compliques, Google analytics es el mejor, y es gratuito.

estrategia_digital

5. Presupuesto y rentabilidad

La clave de todo es ¿cuánto nos podemos gastar? ¿qué equipo de trabajo podemos crear? ¿Qué diversidad y grado de especialización tendrán los profesionales a contratar?

Haz una tabla y pon números a todo lo que has pensado anteriormente. Sin niveles de gasto no hay estrategia digital, calcula todo e incluye costes internos imputados a estos trabajos.

Si no lo haces concienzudamente todo serán castillos en el aire. Te puedes encontrar con sorpresas a la hora de configurar una campaña que te hagan perder mucho tiempo y materiales ya creados.

Si te sientes un poco abrumado por todo lo que hay detrás de la teoría que te acabo de contar, la solución es fácil. Pregunta, infórmate, contrata a un experto, o fórmate. Existen múltiples opciones de cursos gratuitos para trabajadores o desempleados que te pueden desentrañar todo el entramado de marketing digital que se necesita para elaborar y ejecutar el plan de comunicación 2.0 y por ende, su estrategia digital.