LA FRANQUICIA COMO RECURSO PARA EMPRENDER (II): VENTAJAS E INCONVENIENTES

.

En la primera parte de este artículo, La Franquicia como Recurso para Emprender (I), hacíamos una primera aproximación a la figura de la franquicia, dando a conocer algunas de sus principales características.

En esta segunda parte, vamos a darte algunas razones por las que optar (o no) por una franquicia.

 

Te exponemos los pros y los contras. A ti te corresponde sopesarlos y adoptar la decisión al respecto.

 

¿Por qué optar por una franquicia? Ventajas

La franquicia es, en la actualidad, una de las fórmulas de expansión más exitosas, como ya hemos apuntado en la primera parte de este post.

La razón está en que responde, en buena medida, a las necesidades actuales de las empresas, dada la situación de la economía.

 

Por un lado, está un modelo de negocio (el del franquiciador) que funciona; por otro, permite a las pequeñas empresas obtener los beneficios de las inversiones que realizan las grandes empresas (know-how, marketing, notoriedad, calidad del producto de la marca, estructura, originalidad, sistema de fabricación, distribución, etc.).

 

 

Algunas de las principales ventajas que ofrece el sistema de franquicia son:

  • – Prestigio de la marca, imagen y notoriedad

Estos son quizá algunos de los mayores valores añadidos que aporta una franquicia, especialmente, cuando se trata de marcas consolidadas, no sólo porque los consumidores ya la conocen, sino porque la capacidad técnica y organizativa de una gran compañía es mayor.

  • – Negocios consolidados

El franquiciado, además, se encuentra hechos algunos de los aspectos más difíciles a la hora de poner en marcha una empresa: definir la idea de negocio y la oferta de productos o servicios, buscar proveedores y establecer acuerdos con ellos, adquirir el equipo necesario, etc.

Además, la idea de negocio ya ha sido probada con éxito.

Y, sobre todo, contará con adeptos (fondo de comercio) que asegurarán una clientela desde el inicio de la actividad.

 

  • – Permite beneficiarse de la experiencia y know-how de la marca, así como de su I+D

  • – Reducción del riesgo

Se trata de negocios consolidados y con resultados contrastados.

 

  • – Competitividad

Permite a las pequeñas empresas competir con grandes compañías (con muchos más recursos financieros) y acceder con rapidez a ventajas de escala, sin necesidad de comprometer grandes inversiones financieras.

 

  • – Flexibilidad contratual

El contrato de franquicia tiene la ventaja de la flexibilidad que le otorga la legislación a la relación contractual entre franquiciado y franquiciador, frente a otras fórmulas de asociación empresarial.

 

  • – Mejor distribución de productos o servicios

Ofrece mayor seguridad en el aprovisionamiento y ventajas económicas de compra ya que permite beneficiarse de la economía de escala en cadena.

 

  • – Marketing y Publicidad

Aunque se trate de una actividad a nivel local, permite beneficiarse de campañas y estrategias de Marketing y publicidad a nivel nacional y/o mundial.

 

  • – Financiación

Normalmente, el franquiciador suele aportar ayudas de financiación al franquiciado para llevar a cabo las inversiones iniciales necesarias.

 

  • – Formación inicial y asistencia continuada (estudios de mercado, aspectos técnicos, etc.)

 

  • – En muchos casos, también se ofrecen zonas de exclusividad

 

  • – A día de hoy, prácticamente en el 100% de los sectores de negocio que nos puedan interesar, existe una franquicia reconocida

 

Y ahora, los contras

Evidentemente, nada es perfecto.

Y la franquicia también tiene una serie de inconvenientes que deben tenerse en cuenta a la hora de barajar todas las opciones.

.

Esas son:

  • – Generan un menor beneficio por unidad, ya que este debe ser compartido con el franquiciador a través, normalmente, de determinados cánones

 

  • – En algunos casos, el coste de adquisición de la franquicia es muy elevado, o los requisitos muy exigentes

En este sentido, la franquicia implica una serie de gastos adicionales que no existen en el caso de constituir una empresa de forma independiente, aunque, si bien, pueden contemplarse como una inversión dirigida a reducir riesgos.

 

  • Dificultad o imposibilidad de diversificar y/o extender el negocio sin el consentimiento del franquiciador

 

  • Exclusividad a la que se somete la relación laboral

 

  • Pérdida de independencia en la gestión, ya que las principales decisiones estratégicas y operativas se adoptan por parte del franquiciador.

Ello afecta también a los procedimientos e, incluso, a la capacidad creativa, en la medida que incluso aspectos como la decoración o el mobiliario se estipulan de forma estricta por el franquiciador.

 

  • – Además, pueden generar unas desventajas o riesgos adicionales derivados de la gestión llevada a cabo por el franquiciador, como por ejemplo, si pone más esfuerzos en la captación de nuevos franquiciados que en mantener una asistencia adecuada a los ya existentes, negocios faltos de la suficiente solidez, etc.

 

Conclusión

Una primera cuestión a señalar es que lo que empezó como una fórmula de los fabricantes para asegurarse la distribución de sus productos, responde hoy, de forma bastante buena, a las necesidades de emprendedores y pequeñas empresas.

 

A la vista de lo expuesto, se extrae como conclusión que el sistema de franquicia platea más ventajas que inconvenientes, a la vez que permite al franquiciado optar por un modelo de negocio de rentabilidad demostrada y que reduce los riesgos inherentes a la creación de toda nueva empresa.

Ahora la elección te corresponde a ti.

 

Si después de valorar los pros y los contras expuestos, has decidido lanzarte al mundo de la franquicia, te ofrecemos, en la tercera y última parte de este post, algunas claves para elegir la que más se ajusta a tus necesidades.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.