El futuro del Community Manager

El post de hoy viene a colación porque son muchas las preguntas que surgen en los cursos de formación en relación a la figura del Community Manager. Básicamente si tiene futuro profesional y vale la pena formarse para ello.

el community como comunicador

Intentaré dar respuesta a esta cuestión y aclarar que es una figura en constante desarrollo. Desde mi punto de vista el trabajador más dinámico que existe; nunca está formado del todo, dada la ingente cantidad de actualizaciones y nuevos desarrollos de las herramientas que utiliza y además siempre está conectado.

El momento en el que vivimos, es de un exceso de información (infoxicación), y desde mi punto de vista, un CM debe ayudarnos a filtrarla. En un mundo laboral en el que casi todos los perfiles profesionales van a tener cierto componente de trabajo en redes sociales, un CM auténtico y especializado va a ser un profesional que va a saber llegar a su audiencia y sabrá darle la información adecuada.

 Va a conocer su mercado objetivo y debe distinguir los contenidos relevantes. El concepto de rebaño digital pasará de un significado amplio a ser un concepto de grupo ‘llevado’ por su pastor, el CM, de un modo personalizado, logrando marcar un camino y una evolución, tanto en ideas propuestas por la marca u organización como por herramientas, probando nuevas redes (Snapchat, Vine), como forma de difusión de contenidos.

 El futuro de la red pasará por el internet de las cosas y de los servicios, las máquinas estarán conectadas y proporcionarán automatismos a nuestras actividades cotidianas. Muchos productos que hoy se compran mutarán a servicios, como la música, y otros bienes culturales. La figura del CM deberá apostar por disponer de cierto espíritu de atención al cliente en las interacciones sobrevenidas en este nuevo orden de mercado tecnológico.

 El desarrollo de los medios y las herramientas también influirá en la orientación de las tareas del CM. Parece que en general se busca menos exhibicionismo en redes y más privacidad, por lo que la comunicación deberá ser lo menos intrusista posible y probablemente el medio ambiente de las interacciones pase de redes generalistas a otras más especializadas o a formatos de app customizadas a la medida del público objetivo.

 La evolución de los formatos también será importante, estamos en la época del vídeo, pero que está mutando a ser en streaming (Periscope, Facebook live). Quizá en el futuro sean la realidad aumentada o la realidad virtual las que triunfen en las redes y proporcionen nuevas herramientas para un marketing aún más personal y el trabajo del CM se centre más en mejorar la experiencia de cliente en las herramientas sociales de la marca y menos ser un canal de comunicación.

 En definitiva, el rol del CM será más necesario que nunca, pero deberá especializarse, tanto en tareas relacionadas con las herramientas seleccionadas en la estrategia de social media como en el sector de actividad. La personalización a la que aludo no va a permitir que el profesional tenga un rol transversal y que pueda ‘pastorear’ cualquier clase de ‘rebaño’.