La Cláusula Suelo (y II): ¿Qué puedo hacer si tengo una?

.

.

En la primera parte de este post, te dábamos a conocer las principales peculiaridades de las conocidas cláusulas suelo.

Puedes consultarlo haciendo clic aquí

En esta segunda parte vamos a darte algunos consejos sobre qué hacer en el caso de que tengas una hipoteca que incluya esta cláusula.

.

.

Te lo contamos tras el salto…

 

 

Tras la Sentencia del Tribunal Supremo que comentamos en el post anterior, algunas entidades financieras retiraron la cláusula suelo de sus hipotecas.

Sin embargo, tantos otros hipotecados, confiando en que sus entidades también lo harían, se encuentran todavía a día de hoy con este lastre en su crédito hipotecario.

 

¿Cómo sé si mi hipoteca incluye esta cláusula?

Debes buscar la escritura del préstamo hipotecario. No confundas ésta con la de la vivienda.

En ella has de buscar apartados con títulos tales como “límites a la aplicación del interés variable”, “límite de la variabilidad” o “tipo de interés variable”.

 

Estos apartados son los que incluyen la cláusula y en donde se establece que “el interés nunca podrá ser inferior a…”.

 

Una vez que sé que la tengo, ¿qué hago?

Bien, de cara a eliminar la cláusula suelo de tu hipoteca, has de tener presente que, como ya hemos indicado, la declaración de nulidad sólo se produce por falta de transparencia, es decir, en el caso de que no se cumplan los criterios de transparencia establecidos por el Tribunal Supremo en su sentencia.

 

Estos criterios son:

  • Entrega de folleto informativo con las condiciones económicas
  • Firma y entrega de Oferta Vinculante previa a la firma de la escritura en notaría
  • Que del tenor literal de la escritura el consumidor pueda interpretar que la cláusula suelo constituye un elemento definitorio del objeto principal del contrato
  • No se ha de crear la apariencia de que el suelo tiene como contraprestación imprescindible la fijación de un techo
  • Se han de realizar simulaciones de escenarios diversos, relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar, en fase precontractual que tengan en cuenta la posible aplicación de la referida cláusula
  • No se ha de ubicar la cláusula entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor
  • Se han de realizar comparativas entre las distintas ofertas que, en caso de existir, pudieran ser ofrecidas al consumidor

 

De primeras, casi ninguna entidad los cumple, por lo que, en situaciones normales, es probable que el Juzgado de lo Mercantil competente estime una solicitud de nulidad.

No obstante, antes de recurrir a los tribunales, es conveniente intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con la entidad financiera y negociar su eliminación a través de un proceso de mediación.

 

Por ello, y para que no te metas de primeras en un más que probable largo y costoso proceso judicial, te indico a continuación los pasos que puedes dar antes de llegar a aquél:

  • En primer lugar, antes de recurrir a la vía judicial, puedes empezar por escribir una carta al director de la sucursal en la que firmaste la hipoteca solicitándole la anulación de la cláusula que aparece en tu escritura y que se considera abusiva.
  • En caso de obtener respuesta, puedes presentar una hoja de reclamación a la entidad financiera por la que se pone en conocimiento tu interés por iniciar un proceso de mediación para eliminar la cláusula del suelo.
  • Como paso siguiente a este, cabe la posibilidad de dirigirse al defensor del consumidor del banco o caja e informarle de los pasos que se han llevado a cabo y de los que no se ha tenido respuesta.

También se le puede solicitar la anulación de la cláusula suelo, así como la devolución o compensación de las cantidades de más que se han cobrado hasta el momento.

Las entidades financieras suelen disponer de cartas tipo de reclamación.

  • En el caso de que tampoco se obtenga respuesta, se puede presentar un formulario al Banco de España informando del proceso de queja.
  • Si tras este paso tampoco se obtiene una solución, podría intentarse una subrogación de la hipoteca, es decir, cambiar nuestro préstamo a otra entidad que ofrezca mejores condiciones.
  • Si todas las opciones anteriores no han dado ningún resultado, sólo quedará la opción de acudir a la vía judicial.

Para ello, la mejor opción es acudir a un abogado especializado, procurador u organización de consumidores para denunciar los hechos e iniciar el proceso legal o adherirse a una demanda colectiva.

 

Algunas asociaciones que pueden ayudarte en este aspecto son:

  • FACUA (Consumidores en Acción)
  • OCU (Organización de Consumidores y Usuarios)
  • ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros)
  • AUSBANC (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios)

 

Conclusiones

A diferencia de otros artículos, en este caso, más que una conclusión propiamente dicha, se trata de un consejo.

Y aunque suene repetitivo, es el que recalca la necesidad de leer siempre lo que firmemos. Y, en el caso de no ser expertos en la materia, llevárselo a un profesional para que nos lo explique.

Cuando se firma una hipoteca, se aceptan una serie de condiciones que estarán vigentes durante toda su duración. Por ello, es fundamental conocer cuáles son, la conocida letra pequeña, para evitar sorpresas posteriores.