LA TDT Y SU POTENCIAL EDUCATIVO: EL T-LEARNING

.

Los profesionales ligados al mundo de la enseñanza ya están familiarizados con conceptos como e-learning, m-learning o g-learning.

En los últimos años, se ha producido un aumento considerable en la cantidad de contenidos educativos y plataformas de soporte para el aprendizaje on-line.

 

Pero en la actualidad, estamos siendo testigos de un paso más en la evolución del proceso de aprendizaje a través de contenidos digitales.

 

Consiste en la utilización de la TDT en el mundo educativo o T-Learning

 

¿Te aburre la televisión? Quizá el tema de hoy te haga cambiar de idea.

 

 

 

 

Hace poco que hemos asistido al apagón de la televisión analógica y a la plena expansión de la denominada Televisión Digital Terrestre (TDT).

Las nuevas tecnologías también han llegado a la televisión. La TDT ha supuesto una nueva forma de ver la televisión, ofreciendo servicios avanzados y contenidos interactivos y dinámicos.

 

Una de sus principales características es que transforma la imagen, el audio y los datos en información digital, lo que supone un mejor aprovechamiento de la tecnología y, por tanto, la posibilidad de ofrecer servicios hasta ahora imposibles con la TV analógica:

  • – EPG (Electronic Program Guides o Guía Electrónica de Programas)
  • – Teletexto digital (más visual y amigable)
  • – Acceso a Internet
  • – Pago por visión (PPV)
  • – Servicios interactivos
  • – Canales de radio
  • – Visión multi-cámara (especialmente interesante para transmisiones deportivas)

 

Esta interactividad permite a los espectadores transformarse de simples receptores de información en parte activa de ésta.

La introducción de esta tecnología digital representa una gran innovación cuyas repercusiones abarcan una amplia gama de servicios y oportunidades en muy diferentes campos, entre ellos, la educación.

 

Es cierto que, actualmente, no es una novedad el uso de la tecnología en la educación. Es bastante habitual el uso de herramientas como pizarras digitales, microblogging, plataformas de e-learning, etc., que en algunos casos, se muestran  no muy accesibles a determinado público que no está todavía familiarizado con Internet.

 

 

En cambio la TDT, simplemente a través del mando convencional, ofrece una gran oportunidad en el ámbito educativo.

 

Y como habrás podido deducir, en esto se basa el t-learning.

 

 

Consiste en un aprendizaje interactivo y personalizado a través de la televisión que supone la unión del sector educativo, el de las telecomunicaciones y de Internet en un mismo medio.

 

Permite a los espectadores acceder, a través del mando a distancia, a diferentes servicios educativos creados especialmente para este medio.

El t-learning no consiste simplemente en adaptar los contenidos e-learning, sino que cuenta con sus propias características distintivas y relacionadas con el instrumento a través del que se difunden los contenidos: un televisor.

 

Los educadores y formadores disponen así de una nueva herramienta educativa a través de una tecnología que permitirá el desarrollo de plataformas educativas interactivas.

Pero, como señalan los expertos, a diferencia de la televisión convencional que se utiliza comúnmente como un medio pasivo, a través del t-learning, los espectadores reciben la información no como observadores, sino como participantes.

Pretende corregir, por tanto, los dos problemas que tradicionalmente se han planteado en relación con el uso de la tecnología para el proceso enseñanza-aprendizaje:

  • – La potencial pasividad del receptor
  • – La falta de personalización

 

Esto puede tener muchas e importantes aplicaciones que van desde motivar a los niños a realizar sus deberes, hasta acercar la tecnología al sector de la población que no esté familiarizado con ella.

La televisión puede pasar de ser un simple entretenimiento para convertirse en una interesante forma de aprender idiomas, profundizar en el tema de un reportaje, preparar un examen, resolver dudas, etc.

El alumnado podrá asistir a sus clases presenciales para, posteriormente:

  • – Acceder al LMS (Learning Management System o Sistema de Gestión de la Enseñanza) de su profesor, donde podrá descargarse los contenidos del día o resolver dudas
  • – Consultar su red social donde el profesor habrá colgado enlaces relacionados con la materia de estudio
  • – Recibir SMS multimedia donde le informe de diferentes eventos relacionados con la formación, por ejemplo, la entrega de un trabajo o a la fecha de un examen
  • – Acceder a un podcast con el que podrá repasar un tema o material complementario

 

El objetivo es alcanzar un aprendizaje global, que se llevará a cabo en el aula física, en las plataformas de aprendizaje electrónico, las redes sociales y los entornos personales de aprendizaje.

 

Los receptores de la información contarán con una amplia gama de fuentes de información, dotando a los contenidos de mayor interés y generando la sensación de que uno aprende por sí mismo, que no está siendo guiado.

 

Por todo ello, hay ya quien incluso considera que el t-learning tiene una mayor usabilidad que el e-learning y, por ello, y en base a lo expuesto a lo largo de este post, tendrá más facilidad para difundirse, ya que:

–  Abre nuevas perspectivas para una docencia dirigida a un mayor número de posibles usuarios

–  Tiene multitud de posibilidades y funcionalidades de interactividad, lo que favorece la aparición de comunidades de aprendizaje virtuales más implicadas

–  Permitirá llegar a un mayor número de usuarios por la mayor implantación de la televisión en los hogares (hay mucho usuarios sin ordenador o Internet, pero menos sin televisión), así como la mayor familiaridad con ésta

 

Actualmente, se han iniciado ya varios proyectos de t-learning.

Permitidme que, por cercanía, destaque el que ha puesto en marcha la Universidad de Vigo (Pontevedra, España), el Proyecto SUMA, con el objetivo de desarrollar un Intelligent Tutoring System (ITS) para el campo del t-learning, capaz de adecuar los contenidos educativos existentes a cada usuario.

Si quieres ampliar la información, puedes acceder a través de este enlace: Proyecto SUMA

 

Para terminar, como curiosidad, decir que esta nueva visión de la formación, se expresa de forma gráfica a través de estas dos frases en ingés:

Our students aren’t learning what they need to know

Why can’t learning look like this?

 

 

Y a ver si, por fin, la “caja” deja de ser definitivamente “tonta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.