MARKETING AUDITIVO (AUDIOMARKETING)

marketing auditivo

Estoy seguro que más de uno de vosotros, os habéis sentido igual que en una discoteca de moda, un Sábado noche; cuando realmente os encontrabais en vuestra tienda de ropa favorita, un Lunes por la tarde.

Esto no es casualidad, desde hace muchos años se estudia, dentro del área de marketing y la dirección comercial, la utilización de determinados estímulos auditivos para poder mejorar su nivel de ventas.

Esto se conoce con el término de marketing auditivo o audiomarketing . Se basa en estudios que demuestran que, distintos tipos de sonidos o músicas ejercen una poderosa influencia psicológica en la mayoría de las personas. Lo cual no es desaprovechado por los grandes especialistas en marketing.

Considero muy interesante que le echéis un vistazo al vídeo que aparece en el siguiente enlace, de TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño), que es una organización, sin ánimo de lucro, dedicada a las “Ideas dignas ser difundidas”:

TED – Marketing Sensorial

Como ya analizaba mi compañero Dani, en su anterior artículo sobre el Marketing Olfativo, hay una gran influencia de los estimuladores sensoriales, en nuestros procesos de compra.

En el caso del audiomarketing se utiliza el sentido del oído, por el cual percibimos multitud de melodías/sonidos/músicas que nos gustan, nos espantan o simplemente nos suenan. Es muy probable que a todos nos suene el siguiente sonido:

Nokia Tune

Pues, que a millones de personas, les venga a la cabeza la compañía Finlandesa Nokia, cada vez que la oímos, no le cuesta absolutamente nada a la misma. Es un caso de éxito evidente en este rama del audiomarketing.

audiomarketing marketing auditivoEn un estudio realizado en Asia, se comprobó que en un centro comercial, se consiguió aumentar las ventas de las clientas embarazadas, rociando el lugar con olor a talco y acompañando la visita al centro con música relajante, evocadora de la infancia de las mismas, tratando de despertar recuerdos positivos. Además lo más impresionante, fue que un tiempo después esas mismas madres volvían, contando que sus bebés solamente se relajaban, con el hilo musical de ese mismo centro comercial, reproduciendo así la agradable sensación de relajación vivida con sus madres tiempo atrás.

Los sonidos nos marcan los ritmos, respondemos ante tonos agudos actuando con mayor rapidez, y de una forma más calmada ante tonos graves. Eso se utiliza, en el comercio, marcando los ritmos de la clientela, consiguiendo con música clásica o relajante que compren mejor en establecimientos comerciales que vendan productos de un precio más alto (como por ejemplo un concesionario de coches); pero que circulen más rápido, o incluso coman más rápido, si hay una gran acumulación de clientes en el local (como en alguna conocida compañía de comida rápida).

El hilo musical de un centro comercial nos da sensación de intimidad, nos sentimos libres de hablar con nuestro acompañante sin tener la sensación de ser escuchado por los demás clientes, además de propiciar el “primer contacto” con otros individuos.

comprando en tiendaVolviendo al párrafo del principio; la utilización de música de calidad, de moda, que suena bien, tiene ritmo y a un buen volumen, se utiliza para conseguir que realicemos compras impulsivas, ya que este sonido, y la euforia que nos provoca,  nos distrae y abstrae mentalmente, lo que nos empuja a actuar de forma más irreflexible e impulsiva, provocando que nos decidamos  a comprar esa prenda por la que llevamos un rato dudando si la necesitamos o no. Ejemplo de lo cual es cualquier comercio de moda del centro de las principales ciudades, que buscan distraernos y hacernos sentir como en un evento social, en vez de comprando ropa. El “ir de compras” pasa de ser una tarea cotidiana más, a convertirse en un evento lúdico-social de lo más popular, sobretodo entre los más jóvenes.

La conexión directa del oído con el cerebro puede provocar efectos tan asombrosos, como el que nos sintamos a la orilla del mar cuando ecsuchamos el sonido de gaviotas o del mecer de las olas. Si aplicamos esta misma fórmula a una zona de mariscos y congelados de un centro comercial, puede favorecer que nos sintamos atraídos a acercarnos a ver el género allí expuesto y, quién sabe si “llevarnos un kilito de percebes”.

Existen un sinfín más de ejemplos, que se vienen usando desde hace ya tiempo, que nos rodean, y que condicionan nuestros hábitos de compra.

Otro caso evidente de audiomarketing, sería el de las tradicionales melodías de los anuncios de radio o televisión, más conocidos como jingles, que también consiguen que en cuanto la oímos, rápidamente la asociamos con la marca que representa, e incluso con las sensaciones que nos producía el oírla. Sobradamente conocida, es la del siguiente spot:

Exacto, a todos nos suena la canción del Colacao; y, al igual que éste, existen innumerables casos similares, que nos muestran el gran poder que un sonido o melodía, puede llegar a tener en nuestros hábitos de compra más habituales.

Tras habernos introducid un poco en el tema, os animo a que la próxima vez que os encontréis comprando, en vuestra tienda o centro comercial favorito, abráis bien los oídos y prestéis atención, a ver qué os están intentando vender…

 

“Al oír un eco muchos creen que el sonido proviene de él.”

(Ernest Hemingway)

audiomarketing

2 Comentarios

  • Hola, me gustaría saber el nombre del autor así lo puedo citar en un trabajo de investigación. Gracias

    • Hola Andrea. El autor es Félix Ruiz. Puedes mencionarlo sin problema ninguno. Espero que te haya resultado útil. Un saludo.