Workshifting

.

Las empresas modifican cada cierto tiempo las estrategias a seguir, siempre analizando los hábitos de consumo de sus clientes. Si lo hacen con ellos, también lo pueden llevar a cabo con los propios empleados, ¿a qué sí?

Aquí nace el Workshifting, una forma de teletrabajo. Pero, ¿de qué trata el Workshifting?

 

Se trata de una hábil manera de otorgar a los empleados una organización más flexible y simplificar la creación de un equipo, mucho más ligero pero a la vez con un compromiso serio hacia la empresa.

 

¿Por qué apostar por el Workshifting?

La principal razón nos la da el propio mercado y sus cambios. Si se realizan muchos cambios en él, tendremos que introducir mejoras en nuestra empresa para que nuestros empleados trabajen adecuándose a las novedades. El uso de los Smartphones es un ejemplo.

.

Lo importante es sacar el trabajo adelante, independientemente de donde lo realicemos.

 

 

¿Qué es el Workshifting?

Su definición más común sería “trabajo móvil”, es decir, poder trabajar desde el lugar que nos apetezca. Se le ofrece al trabajador la posibilidad de realizar su cometido desde un dispositivo móvil, dándole la facilidad de elegir el lugar donde desea llevar a cabo su trabajo, pudiendo acceder a los datos de su empresa desde otra ubicación que no sea la propia oficina.

De esta manera, la conciliación de vida laboral con la familiar sería mucho más efectiva.

Muchas empresas ya están implantando esta modalidad de teletrabajo, sobre todo las empresas vinculadas al sector TIC. Esto conlleva una reducción en los costes y una gran flexibilidad en los propios empleados.

 

Todo son beneficios

Poder elegir por parte de los empleados desde dónde desean trabajar puede significar grandes mejoras a la compañía pero también a ellos mismos.

Las operaciones se pueden realizar de manera mucho más rápida, reduciendo los costes y las demoras.

 

Ventajas

  • Se eleva la productividad ya que los empleados pueden hacer una mejor planificación de su jornada laboral. La organización mejora y resultan más productivos. Esto beneficiará a la empresa a corto y largo plazo.
  • Existencia de una conciliación entre la vida laboral y la personal. Muchos empleados lo reclaman ya que, el Workshifting permite trabajar desde casa o desde cualquier otra ubicación, realizando nuestro trabajo de forma flexible.
  • Permite tener un acceso de forma continuada a cualquier tipo de aplicación. Se pueden compartir archivos con el resto de nuestros compañeros. Solo nos hace falta tener un buen acceso a Internet.
  • Se reducen los costes de manera efectiva. Estos costes son los relacionados con Recursos Humanos, disponibilidad geográfica, etc.
  • Employer Branding: Las empresas que instalen este modelo de organización se pueden llegar a convertir en un referente para futuros candidatos en ofertas de trabajo, ya que viendo el funcionamiento de la empresa, muchos querrán trabajar en ella.

 

Por tanto, no cabe duda de que el Workshifting está cada día tomando más fuerza. Es, en definitiva, una forma de hacer posible la innovación.

 

Si hay acceso a la tecnología, se puede adoptar el estilo de trabajo móvil. Seguro que son muchos los trabajadores que les gustaría que sus empresas adaptasen este modelo que ofrece grandes beneficios: agilidad, productividad, libertad y movilidad.

Las empresas que ya lo han instalado, han dejado atrás los entornos de trabajo que resultaban muy tradicionales. Con ello, han descubierto que el ahorro va de la mano del Workshifting.

 

Gracias al Workshifting la definición de trabajo ha evolucionado, ya que se combinan los servicios personales con los laborales sin ningún tipo de problema.

El trabajo es lo que hacen las personas, no donde lo realizan.