espacio de trabajo en casa

Consejos para generar tu espacio de trabajo en casa

Con la situación sanitaria que llevamos experimentando casi un año, muchos hemos cambiado la oficina por un rincón de nuestro hogar, donde no siempre contamos con un espacio adecuado para desarrollar nuestro trabajo. Suena bien lo de trabajar desde casa, ¿verdad? Cuando nos hablaban de teletrabajo pensábamos en lo que nos íbamos a ahorrar en transporte y en que conciliaremos a la perfección trabajo y familia, pero lo cierto es que también es un lugar lleno de distracciones en el que no siempre resulta fácil crear nuestro rincón de trabajo.

Hoy te traemos una serie de consejos que te podrán servir de utilidad tanto si has empezado a teletrabajar hace poco como si lo llevas haciendo más tiempo.

Crea tu espacio de trabajo en casa

No siempre se puede contar con una habitación entera que pueda convertirse exclusivamente en oficina. Si este es tu caso, escoge un rincón del salón o habitación al lado de una ventana: la luz natural y el aire fresco te ayudarán a mejorar tu estado de ánimo y a mantener a raya el estrés y la ansiedad. Es importante que lo separes de otras zonas, para que puedas asociarlo al trabajo y lo aísles del resto de tu hogar.

Si compartes tu vivienda con otras personas, hazles saber que ese espacio está destinado a este propósito, e indícales el horario en el que no puedes permitirte distracciones y cuándo te pueden interrumpir. Si por alguna razón no terminan de entenderlo, prueba a ponerte auriculares (escuches o no música). Es una señal bastante efectiva de que no estás disponible en ese momento y les servirá de recordatorio.

Empieza con lo básico

Para comenzar a diseñar tu espacio de trabajo debes centrarte en lo más esencial: una silla ergonómica y una mesa organizada. Es muy importante mantener una postura adecuada mientras trabajas, y contar con una silla que ofrezca apoyo lumbar y altura regulable resulta  clave para conseguirlo; es preferible que inviertas una mayor parte de tu presupuesto en una buena silla que en otros elementos que carecen de tanta importancia para tu salud. Si tienes pensado comprar un escritorio, escógelo con cajones (será mucho más fácil mantenerlo ordenado). Una buena iluminación en tu escritorio será importante para los cortos días de invierno; la luz indirecta cuidará de tus ojos mientras éstos se concentran en la pantalla del ordenador.

Orden y limpieza

A nadie le gusta el desorden, ver un espacio ordenado y limpio nos transmite calma y motivación para dar comienzo a nuestra jornada laboral. Es probable  que te traigas a la mesa algún aperitivo o una taza de café. Si a esto le sumamos una agenda, el móvil, media docena de post its y fotocopias, voilà: tu teclado se ha convertido en una isla rodeada por un mar basura.

El desorden afecta negativamente a nuestro humor, comportamiento, emociones, relaciones e incluso a nuestra capacidad para tomar decisiones. Aquí tienes unos cuantos tips para evitar caer en las garras del caos:

  •           No tengas a mano cosas que no usas: necesitas de verdad esa impresora que solo usas una vez cada dos meses encima de la mesa? Guárdala y sácala sólo cuando la vayas a usar; solo está cogiendo polvo y robándote espacio.
  •           Cajón desastre: hazte con una caja pequeña en la que al final del día guardes todo lo que necesitas tener a mano antes de que se convierta en desorden.
  •           Mantén despejada tu espacio de trabajo en casa: añade lo estrictamente necesario, no pierdas el tiempo tratando de encontrar lo que buscas en medio del caos. Si eres de los que siempre tienen la mesa llena de cosas, comprobarás muy pronto que esto potenciará tu productividad.
  •           Cambia tu sistema de archivos: digitaliza todo lo posible para evitar usar papel (y para no perder documentos importantes). Evita imprimir papel en la medida de lo posible y ayuda a combatir la deforestación (y el desorden en tu mesa).
  •           Limpia tu mesa (los cajones también): aprovecha para deshacerte de lo que no necesitas una vez por semana.
  •           Ordena una vez al día: reserva 5 minutos de tu jornada para poner todo en su sitio, para que mañana encuentres tu mesa ordenada.

Decora tu espacio de trabajo en casa con plantas

Vivas o no en un entorno natural, siempre es placentero contar con la presencia de un poco de naturaleza en tu hogar-oficina. Además, las plantas son unas excelentes compañeras de trabajo. No solo te ayudan a concentrarte mejor: diversos estudios demuestran que contribuyen a reducir los niveles de ansiedad y estrés. Si la jardinería no es lo tuyo, no te preocupes, existen plantas que requieren poco cuidado y que además purifican el aire:

  •           Crasas o suculentas: existen un sinfín de variedades y colores, necesitan mucha luz, apenas agua y fertilizante durante los meses más cálidos. Todo un acierto si no quieres invertir apenas tiempo en el cuidado de tus plantas.
  •           Cactus: muy fácil de cuidar, aunque apenas florece. Algunas tiendas venden pequeños cactus como “cactus de ordenador” que afirman absorber las radiaciones que emiten, pero en realidad no produce ningún efecto más allá de hacer nuestro entorno más vivo. Necesitan los mismos cuidados que las crasas.
  •           Sanseviera o lengua de suegra: florece como el cactus, resulta impredecible saber cuando lo hará, pero cuando lo hace desprende una hermosa fragancia. Colócala en semisombra y riégala de vez en cuando.
  •           Monstera deliciosa o costilla de Adán: necesita luz indirecta y regado regular; sabrás que está bien cuando la base de sus hojas apunta hacia arriba.
  •           Pothos o poto: colócala en un lugar soleado o con luz indirecta y riégala abundantemente cuando la tierra está seca, pero sin que esta se empape en exceso.

Tablón

En una era tan digital, llena de apps y reminders, este consejo puede parecer algo obsoleto. Pero lo cierto es que contar con un tablón de corcho o un grid metálico puede ayudarte a concentrarte y finalizar las tareas y proyectos que has comenzado. Al fin y al cabo es el lugar al que se desviarán tus ojos cuando te tomes una pausa visual o un momento para pensar. Cuelga en ella tus listas de tareas por completar o las ideas más importantes de cada día. Te servirá como un recordatorio constante de todo lo que tienes que hacer, y como motivación e inspiración cuando no las encuentres.

Esperamos que estos pequeños trucos te ayuden a diseñar tu oficina en casa (o a mejorarla si ya la tienes).

Y tú, ¿tienes algún tip para crear un espacio de trabajo en casa que quieras compartir con nosotros? ¡Déjanos tu comentario!

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.