Contactless – NFC

La semana pasada hemos hablado sobre la tecnología denominada iBeacons, creada por la compañía Apple, y como dejamos entre ver en ese post, una gran apuesta de futuro.
Esta semana, os quiero comentar la apuesta presente. Ya está entre nosotros, aunque, en mi modesta opinión, no acaba de despegar. Es más que probable, que muchos de vosotros la estéis usando o que, por lo menos, hayáis oído hablar de ella. Se trata del uso NFC (Near Field Communication), o más comercialmente hablando del “Contactless”.
No se trata de ninguna novedad, como era el caso de iBeacons. En 2003 el NFC fue aprobado como estándar ISO/IEC (que es un estándar para la seguridad de la información) y en 2008 se empezaron a ver los primeros periféricos que hacían uso de esta tecnología.
Centrándonos en la cuestión que nos ocupa, la tecnología NFC se puede definir como una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos que se encuentren a menos de 10 cm. La comunicación se establece mediante inducción en un campo magnético, donde existen dos antenas de espira que son colocadas dentro de sus respectivos campos cercanos. La banda en la que trabaja es la de los 13.56 MHZ que es la que utilizan las etiquetas RFID, que están presentes en abonos de transporte o incluso en sistemas de seguridad de tiendas físicas. Esta característica posibilita que no se requiera de ninguna licencia para su uso, dado que sobre ella no se aplica ningún tipo de restricción.
Soportan dos modos de funcionamiento, uno activo y otro pasivo:

  • Activo: ambos dispositivos generan su propio campo electromagnético, que utilizarán para transmitir sus datos.
  • Pasivo: sólo un dispositivo genera el campo electromagnético y el otro se aprovecha de la modulación de la carga para poder transferir los datos. El iniciador de la comunicación es el encargado de generar el campo electromagnético.

Se trata de una plataforma abierta que fue ideada para teléfonos y todo tipo de dispositivos móviles, con una tasa de transferencia de datos que puede alcanzar los 848 kbit/s, lo que ya nos da una idea de que no ha sido concebida para la transmisión de grandes cantidades de datos, sino más bien para una comunicación instantánea. Así pues, su punto fuerte está en la velocidad de comunicación, la cual, es casi instantánea. Y todo ello sin necesidad de emparejamiento previo. Siendo su uso transparente a los usuarios, pues la tecnología NFC es capaz de enviar y recibir información al mismo tiempo.
Ahora bien, como he comentado, no acaba de despegar. Probablemente porque aún no se ve por parte de los usuarios como una tecnología segura. En lo que a seguridad respecta, no debemos de olvidar que al tratarse de una comunicación por radiofrecuencia, la lectura de nuestra transmisión es una posibilidad que siempre existe. Además, no se puede descartar que se produzcan copias de los códigos de nuestro chip para uso fraudulento; o mismamente la inclusión de errores en la transferencia de los datos. Si bien, como ventaja podemos mencionar que las comunicaciones se realizan a poca distancia. Por tanto, la seguridad nos vendrá de la mano de las medidas que adopten las transacciones de esas comunicaciones, como puede ser la SSL (Secure Sockets Layer “capa de conexión segura”) o el TLS (Transport Layer Security “Seguridad de la de transporte”) que son protocolos criptográficos que proporcionan comunicaciones seguras por una red, usados normalmente en Internet.
Los usos con más futuro de esta tecnología son la identificación, la recogida e intercambio de información y por supuesto la realización de pagos.
Como ejemplos de identificación podemos citar los abonos de autobús o el acceso a cualquier lugar que requiera de identificación, dado que bastaría con acercar nuestro móvil o dispositivo con chip NFC a un dispositivo de lectura para que validase nuestra identidad. En el caso de recogida o intercambio de datos podríamos citar en combinación con las etiquetas RFID la posibilidad de marcar el lugar dónde nos encontramos, recibir información de un evento…etc.
Pero sin lugar a dudas, el pago con el teléfono móvil es el uso estrella de esta tecnología. En España podemos citar varias pruebas piloto en las que se utilizaba esta tecnología como método de pago, entre las que está la experiencia puesta en marcha en Sitges en colaboración con Visa, La Caixa y Telefónica.
Superadas las pruebas piloto, se ha dado a conocer en masa esta nueva forma de pago. Empresas como Visa, Vodafone, BBVA, La Caixa…etc., están poniendo a nuestra disposición numerosas aplicaciones y dispositivos que utilizan la tecnología NFC.
El término Contactless, le indica al usuario que las tarjetas o diferentes dispositivos, como datafonos, cajeros, tarjetas bancarias, etc. disponen de este medio de pago que, como hemos comentado, está basado en la tecnología NFC.
En la práctica, cada empresa o entidad financiera, establece sus propias condiciones y los dispositivos a utilizar: desde tarjetas de débito o crédito con contacless, aplicaciones o etiquetas adhesivas para móviles. Os adjunto un par de videos con algunos ejemplos.


Ahora bien, lo que todas tienen en común son las siguientes características:

  • Ser un método de pago rápido, solo es necesario acercar o tocar el terminal con una tarjeta Contactless o dispositivo móvil.
  • Seguro, dado que los pagos que se efectúen para pequeñas cantidades, por norma de hasta 20€ no requieren de la utilización de pin, y si será necesario la autentificación por pin para pagos superiores.
  • Cómodo, pues no es necesario de disponer de efectivo para pagar, ni perder el tiempo en los mostradores dado que no será necesario esperar al recibo de compra ni el cambio.

Como desventaja podemos citar la disponibilidad limitada de este método de pago, pero a buen seguro se irá extendiendo. Es evidente que esta forma de pago o la implantación de otra tecnología similar, se convertirá en el método pago del futuro.
La “guerra” está servida, pues como podemos comprobar tenemos dos tecnologías con mucho potencial, el sistema NFC que ya está presente entre nosotros (aunque por el momento no termina de despegar) y el sistema iBeacons recién llegado.
Espero vuestros comentarios o experiencias de uso con alguna de estas tecnologías.

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.