EDUBLOGS

Hola de nuevo!!!

A continuación os agrego dos imágenes que serán el motivo de este post, el paso de lo tradicional:

Dreamstime (http://www.dreamstime.com/free-photos)

a lo actual:

La sociedad de la información en la que nos encontramos inmersos nos obliga, a tod@s, a reciclarnos y dar paso a nuevas aplicaciones dentro del mundo educativo de las que poder hacer uso.

Un blog es un sitio web periódicamente actualizado, que recopila cronológicamente textos o artículos de uno a varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea conveniente.

Esta herramienta nos ofrece una cantidad infinita de posibilidades en el mundo de la formación. Si nos centramos es el campo de la educación, podemos hablar más concretamente de Edublogs, que no serían más que blogs centrados en favorecer el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Entre las principales ventajas que podría destacar están:

–      la interactividad que podemos fomentar entre profesorado y alumnado

–      la motivación que para los alumn@s supone el uso de las nuevas tecnologías en el aula

–      facilitar el trabajo en equipo

Estas son sólo algunas de las que se me ocurren este momentos, qué usos educativos destacaríais vosotr@s?

6 Comentarios

  • Hola,

    Yo la verdad es que echo de menos el formato libro de toda la vida, pero hay que reconocer que desde el punto de vista económico y sobre todo, de espacio, supone un gran avance, puesto que te permite acceder a información interesante en cualquier momento, sin tener encuenta la periodicidad de una publicación, y en cualquier lugar en el que tengas acceso a Internet.

    Saludos.

    • Yo sigo teniendo un gran dilema…me compraré un ebook reader o no?donde esté un libro en papel que se quite el resto pero…echando cuentas acaba saliendo rentable. ¿Que opinais?

      • La escritura está marcada por grandes avances en lo que se refiere a su formato de presentación a lo largo de la Historia y el tiempo siempre ha dictado sentencia en favor de las “nuevas tecnologías”. Tendemos a buscar soportes más ligeros, menos voluminosos y más cómodos para almacenar nuestras palabras escritas.

        A nadie se le ocurriría volver a escribir en tablillas de barro como se hacían en Mesopotamia, ni en papiros o pergaminos como se hizo después. Tampoco se nos ocurriría copiar grandes volúmenes a mano después de la revolución de la imprenta…

        Quizás la nuestra no sea la generación que logre adoptar por completo esta tecnología, pero dentro de 100 años este debate no existirá. La tecnología más eficiente siempre se acaba imponiendo y, nos guste o no, el e-book es mucho más eficiente que el papel.

  • La necesidad humana de adquirir conocimiento y transmitirlo entre sus semejantes es tan antigua como la historia misma.

    Desde los tiempos de las cavernas hasta la más reciente actualidad, pasando por cuantos periodos y corrientes filosóficas ha conocido la humanidad, esa inclunación hacia el saber nos ha acompañado siempre pues es el conocimiento mismo lo que dota al hombre de humanidad y garantiza, en cierto modo, su pervivencia.

    El concepto tradicional de educación definía dos papeles claramente delimitados entre el instructor y el alumno y, en este modelo educativo, la transmisión de la información estaba sujeta a llevarse a cabo en un espacio concreto, un momento determinado y de un modo prácticamente unilateral: docente – alumno.

    Esta coyuntura comunicativa parece, sin embargo, insuficiente en una sociedad como la actual en la que el acceso a la información se asume como inmediato e ilimitado.

    Del mismo modo en que la búsqueda en la web ha ido tomando posiciones frente a la visita a la biblioteca a la hora de recabar información, la práctica docente ha de trascender sus antiguas barreras para adaptarse a las nuevas necesidades de su entorno y las nuevas tecnologías ponen a su alcance todas las herramientas necesarias para hacerlo con éxito.

    En el entorno de la Web 2.0, el docente complementa su papel tradicional de trasmisor de conocimiento, adquiriendo nuevas competencias en el desarrollo y publicación de un contenido cuya versatilidad y posibilidades de actualización no tienen límites.

    Los papeles de alumno y docente se funden en una único acto de difusión y aprovechamiento de un conocimiento del que todos participan por igual, desechando así la antigua jerarquía formador – formando.

    El efecto network cuenta con un potencial de expansión ilimitado en el espacio e inmediato en el tiempo a través de las Redes Sociales.
    Los materiales de libre difusión y las plataformas de aprendizaje accesibles vía internet o a través de dispositivos de telefonía móvil, dan lugar a un nuevo concepto de aula virtual que nos permite disponer del material en cualquier momento y desde cualquier lugar.
    Las infinitas posibilidades de un entorno que se redefine cada día nos han permitido, en definitiva, trascender el concepto unilateral de la educación tradicional en el que el docente recopila y distribuye el contenido, para poner esa tarea en manos de todos y cada uno de los usuarios de la comunidad de aprendizaje.

    Cuando participamos en este nuevo modelo, pasamos del mero conocimiento a la inteligencia colectiva, en palabras de A. Chejov “El hombre inteligente busca aprender, los demás sólo enseñar”.