Espacios Confinados

Espacios-Confinados

Hace unas semanas incluíamos una guía para tener controladas las situaciones en las que se podían producir las atmósferas explosivas (Atex). En ese post poníamos de manifiesto la peligrosidad de estas zonas. Pues bien, hoy quiero reflejar otra situación en el ámbito laboral de vital importancia a la hora de trabajar en estas zonas. Se trata de los Espacios Confinados.

Atendiendo al guía proporcionada por el INHST, entendemos que un Espacio Confinado es cualquier espacio con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables. O tener una atmósfera deficiente en oxígeno y que no está concebido para una ocupación continuada por parte del trabajador. Sin embargo, en muchas actividades laborales es necesario acceder a ellos de manera más o menos frecuente para realizar tareas de limpieza, mantenimiento o reparación.

Como podemos comprobar en su definición, se trata de zonas con una limitada ventilación, hecho este, que puede provocar con mucha facilidad la acumulación de contaminantes tóxicos o inflamables. Incluso es muy posible que presente una atmósfera deficiente en oxígeno. Como vemos se pueden dar situaciones de un alto nivel de riesgo al acceder a ellas. Destacando especialmente siniestros de severa gravedad llegando incluso a provocar accidentes mortales, provocados por intoxicación al inhalar gases tóxicos, asfixia por la falta de oxígeno presente en la zona o producir incendios debido a la presencia de gases inflamables; llegando incluso a provocar explosiones.

Por tanto, los accidentes que se producen en estos espacios, son en su gran mayoría por falta de oxígeno, se producen por no reconocer los riesgos presentes. Teniendo así estadísticas que reflejan que un 60% de las muertes en estas situaciones se producen en el momento del auxilio inmediato de las víctimas.

Al igual que poníamos de manifiesto con las Atmósferas Explosivas, os quiero dejar constancia de la peligrosidad de estos ambientes reducidos. Es por ello, que antes de ingresar a un espacio confinado se deberán certificar y comprobar las siguientes medidas y condiciones que garanticen la seguridad de las personas que deban ingresar a un espacio confinado:

  • La adecuada temperatura del espacio confinado.
  • La ausencia de atmósferas explosivas.
  • El contenido de niveles adecuados de oxígeno en el interior del espacio confinado.
  • La inexistencia de sustancias inflamables, tóxicas o corrosivas que expongan a riesgos.
  • La entrada y salida del espacio confinado está(n) despejada(s).
  • La ventilación es apropiada de acuerdo con las características del espacio confinado.
  • La colocación de la señalización de seguridad precisa.
  • La disposición de los equipos de extinción de incendios.
  • La utilización de los elementos de protección personal que obligatoriamente deban usarse.
  • Los medios necesarios de acceso al espacio confinado (escaleras, plataformas, etc.).
  • Los equipos y herramientas de trabajo a utilizar apropiados.
  • Las tensiones eléctricas permitidas en el espacio.
  • Los equipos y sistemas de iluminación.
  • Ubicación de los equipos de soldadura y corte, cilindros de gases comprimidos fuera del espacio.
  • La vigilancia y el control fuera o al exterior del espacio o recinto de las operaciones.
  • Los medios a utilizar en caso de emergencia y rescate.

Toda está información puede ser consultada en la siguiente dirección:

(http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/TextosOnline/Folletos/Seguridad/Ficheros/Trabajo_esp_confinados.pdf) donde además nos incluirán pequeños pictogramas que no estarían demás colocar en las zonas de trabajo, cuando se traten de Espacios Confinados.

Toda la normativa relacionada con estas situaciones, incluida la formación de los trabajadores, puede ser consulta atendiendo a la guía NTP 223: Trabajos en recintos confinados. (http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecnicas/NTP/Ficheros/201a300/ntp_223.pdf)