Glosofobia

.

Menuda palabrita, estaréis pensando.

Es un término que proviene del griego (glossa = lengua y fobos = miedo o temor) y su síntoma más importante es el miedo a hablar en público, y de lo que trata nuestro artículo de hoy.

Vamos al tema.

 

Exámenes orales, presentaciones de empresa, conferencias,…

Es algo ineludible en algún momento de nuestra vida y, en algunas profesiones, algo que forma parte del día a día.

Sin embargo, no todos estamos preparados para realizar esta prueba y superarla con éxito. Hay factores como la timidez o el temor al propio fracaso que pueden derivar en situaciones tales como:

  • Evitar acontecimientos donde los asistentes centren su atención sobre la persona que lo padece
  • Ansiedad intensa por la simple idea de tener que comunicarse verbalmente con otras personas
  • Y en los casos más extremos, incluso auténticos ataques de pánico

 

Es el miedo a hablar en público.

 

Y, en no pocos casos, constituye uno de los principales obstáculos que impide a muchas personas avanzar personal y profesionalmente.

 

En países como Estados Unidos, el poder de la comunicación es mucho más significativo y está mucho más valorado que en el nuestro. La capacidad de realizar una buena oratoria ante un auditorio repleto de público forma parte del camino que tiene que realizar una persona para convertirse en un profesional de éxito.

El último ejemplo de éxito que conocemos (y del que hablaremos en un artículo posterior) son las charlas TED (tecnología, entretenimiento y diseño) o TED Talks.

Estas charlas se han convertido en un impresionante fenómeno seguido de cerca por millones de personas en todo el mundo. Su difusión es gratuita a través de Internet y muchos escritores, artistas, emprendedores y científicos hablan de sus experiencias y conocimientos en estas intervenciones.

 

Hablar en público es una verdadera necesidad: realizamos preguntas a profesores, expresamos opiniones en debates, exponemos dudas, mostramos acuerdos o desacuerdos verbales, etc. En lo referido al ámbito profesional podemos realizar presentaciones, conferencias, ponencias, etc.

En definitiva, la comunicación verbal constituye el medio más importante que utilizamos los seres humanos para expresarnos y compartir ideas.

Y es imprescindible conocer nuestras limitaciones y enfrentarnos a ellas.

 

Tener cierta inquietud antes de una intervención pública es algo normal, incluso bueno, ya que puede llegar a ayudarnos a estar listos para afrontar ese reto. Lo que no puede suceder es que se transforme en un nerviosismo tal que nos llegue a bloquear.

Hay pocas personas que tengan la habilidad innata para ser unas magníficas oradoras.

Pero, para las demás, hay unas claves que permiten desarrollar o mejorar esa habilidad.

 

¿Qué podemos hacer para vencer el miedo a hablar en público?

Desde Educadictos, sin ánimo de ser exhaustivos, os ofrecemos algunos consejos que pueden ayudar:

  • Preparación y práctica

Es obvio. Una buena preparación es imprescindible: trabajar la exposición y ensayar rigurosamente.

Esto reducirá drásticamente el riesgo de cometer errores, generando la confianza que nos hace falta.

  • Pensar en positivo

Si vamos pensando en que nos vamos a poner nerviosos, si llevamos la idea en nuestra cabeza de que nos va a salir mal, nos saldrá mal.

La mente es una poderosa aliada.

  • Tranquilidad

Es la palabra que nos debe rondar por la mente. Ponerla en práctica es lo más importante para conseguir sentirse cómodo ante cualquier intervención.

  • Realizar ejercicio antes de la intervención

Puede que te parezca una tontería, pero ante un nerviosismo extremo, una buena práctica es la realización de ejercicio físico intenso horas antes de la intervención pública.

Quemaremos energía y calmaremos los nervios.

  • Evita tomar medicamentos o bebidas alcohólicas

Pueden dificultar la comunicación

 

Esperamos que estos breves consejos os sirvan de ayuda. No os convertiréis en Séneca de la noche a la mañana, pero algo es algo.

 

3 Comentarios

  • Otro tema muy interesante. La mayor parte de nosotros ha padecido en algún momento ese miedo a hablar en público.
    Muy bueno el post.

    • Hola !!

      Gracias por tu comentario.

      La verdad es que así es. También está el truco tan conocido de imaginar que todos los oyentes están en ropa interior. Ese nunca lo he probado.

      De los que hablo en este post, sí. Y funcionan, aunque no siempre es fácil.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.