GUÍA DE CONSEJOS PARA EMPRENDER (I)

 

En la actual coyuntura laboral y económica, el autoempleo se presenta como una alternativa fundamental.

¿Qué?

Sí, vale, es verdad. No carente de cierto riesgo.

Pero esa forma de pensar no es propia de un espíritu emprendedor. ¿Tienes creatividad, autonomía, confianza en ti mismo, tenacidad, responsabilidad, capacidad para asumir riesgos?

¿Sí?

Pues si tu respuesta es afirmativa, quizá seas un emprendedor en potencia.

¿Qué? ¿Que además, tienes una idea?

Eso es genial.

Si además de todo ello, tienes ganas de emprender, de ser tu propio jefe, de defender esa idea en la que crees, de generar empleo, quizá este artículo esté hecho para ti.

Empecemos. Veo que entusiasmo no te falta. Pero es importante que tengas algo en cuenta.

Muchos emprendedores creen tener una idea genial (y, de hecho, en la mayoría de los casos, son buenas ideas), pero no tienen éxito por no saber cuál es la manera correcta de desarrollar un proyecto empresarial.

 

¿Cómo es tu idea? Respóndeme a las siguientes preguntas:

  • Tu idea es buena, pero ¿tienes a quién vendérsela?
  • Tu idea, ¿resuelve algún problema? Piensa que un problema bien planteado es un problema casi resuelto.
  • Tu idea, ¿deja claros los beneficios para los demás?
  • ¿Es viable tu idea?
  • ¿Tienes la capacidad técnica para desarrollarla?
  • ¿Existe mercado para poner en marcha tu idea?
  • ¿Esa actividad es rentable y sostenible en el tiempo?

 

¿Ah, sí?!! ¿Cumple tu idea todo esto?

Pues ya es un buen comienzo. Pero ahora viene lo difícil, ¿te atreves a dar el paso?

¿Qué? ¿Qué cuál es el momento?

Ahora, por supuesto.

El momento perfecto no existe. Perder el tiempo esperando ese momento hará que nunca llegue, pasarán los años, perderás ilusión, energía y, quizá, un día te levantes y sea demasiado tarde.

Pero pensemos en positivo.

 

Es cierto que emprender un negocio implica sacrificios (económicos, familiares, tiempo libre, etc.) y tienes que aceptarlo y asumirlo o, de lo contrario, te rendirás en el camino.

Pero, un emprendedor no se deja desanimar, ni siquiera por los fracasos, sino que aprende de ellos y vuelve a intentarlo una y otra vez.

Lo importante no es cuántas veces te caes, sino cuántas te levantas.

¿Estás dispuesto o dispuesta a asumir estos sacrificios?

Perfecto. Esa es la actitud:

  • Visualiza el éxito
  • Pon pasión en lo que haces
  • Céntrate en tus fortalezas
  • Persevera
  • Y, cómo no: trabaja duro

 

Ser emprendedor es una forma de vida, una actitud, no sólo se trata de generar nuevas ideas sino también de ponerse en acción para hacerlas realidad.

¿Imposible? Igual es que nunca se intentó.

 

Y el capital, financiación, recursos,……

Hacía tiempo que esperaba esa pregunta. De dónde sacas el dinero…

Es cierto que empezar una nueva actividad requiere capital. Sin embargo, no te engañes, el dinero no lo es todo y, ni mucho menos, la garantía del éxito.

El mérito y, en la mayoría de los casos, el éxito, está es sacar el mayor rendimiento posible a cada euro.

Las claves están en una inteligente gestión financiera y una cuidadosa planificación estratégica.

El dinero no lo puede todo.

 

En fin, pues creo que ya no nos queda nada más. Ahora depende de ti.

¿Qué dices? ¿Algún consejo antes de irme?

Claro, cómo no. Cualquier ayuda es buena. Pero no puedo decirte lo que tienes que hacer, porque eso lo sabes sólo tú.

Aunque ya se nos ha hecho un poco tarde y tendrás la cabeza llena de datos.

¿Te parece si quedamos en el siguiente hilo para dar algunas pautas o consejos que te pueden ayudar a tener éxito en tu proyecto empresarial?

 

Allí te espero.

3 Comentarios

  • Asesorar sobre los pasos a seguir para iniciar una actividad empresarial y no poner trabas por parte de las distintas Administraciones que uno tiene que ir visitando a la hora de crear una empresa…eso es lo que lo que sería bueno. Restructuación de trámites a seguir y de plazos a cumplir. En estos momentos de dificultad económica, este tipo de servicios o de facilidades adquirirían una importancia especial y animarían a los emprendedores.

    Hago incapie en lo verdaderamente necesario y trascendente que resulta para la viabilidad de los proyectos empresariales que haya una buena estructura administrativa en el ámbito local y regional de apoyo a las personas que tienen estas ideas.

    Ojalá que las Administraciones se den cuenta de esto y colaboren un poco más con los emprendedores y con los pequeños empresarios.

    Otro artículo que me ha gustado leer por su frescura y dinamismo.

    • Hola Marisa !!

      Gracias por tu comentario.

      La verdad es que estoy muy de acuerdo contigo. España es uno de los países de la Unión Europea en donde es más difícil poner en marcha una empresa, tanto por trámites como por plazos.

      La excesiva burocratización, plazos de espera y trámites que se multiplican como consecuencia de las diferentes administraciones territoriales, elevan a casi 45 días el plazo medio para poner en marcha una empresa.

      Esto es, sin duda, uno de los aspectos que frenan la creación de empresas en España.

      Y, en mi opinión, es bastante negativo. No sólo porque se podría evitar que algunas personas (que realmente lo desean y están capacitadas para ello) dejen de estar desempleadas para buscar su oportunidad profesional como empresarios, sino porque, además, esas personas son potenciales generadores de empleo.

      Por tanto, la consecuencia negativa es doble. No sólo no se evita que esas personas sigan desempleadas (y, por tanto, en algunos casos, percibiendo prestación), sino que, además, se les cierra la puerta a la posibilidad de crear empleo.

      Aunque se ha intentado buscar mecanismos para crear sociedades en 24 horas, simplificar trámites, etc., No han dado el fruto esperado.

      Y es que tampoco hacía falta tanto, pero, ¿qué tal un término medio?

      Esperemos que, poco a poco, esta circunstancia se vaya solventando por el bien de todos.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.