LA BANCA CHINA

 

A lo largo de nuestro territorio podemos comprobar cómo proliferan, cada vez en mayor cantidad y variedad, negocios de ciudadanos chinos. Desde supermercados hasta centros de tratamiento de uñas, peluquerías, tiendas de ropa, etc.

 

Ahora, aterriza en España otro sector: el financiero. Los gigantes asiáticos ya están aquí…

 

¿Será este el estímulo que le hace falta para espabilar al sector financiero español y para empezar a mover el crédito en nuestro país?

 

Lo comprobamos…

 

Hace más de año y medio que se instaló entre nosotros el primer banco del gigante asiático: el Industrial and Comercial Bank of China (ICBC).

 

Desde la sucursal ubicada en la capital de España, ofrecen servicios de depósito de dinero, solicitud de préstamos, liquidación y financiación comercial, así como inversión bancaria.

Este gran banco mantiene la ilusión de inaugurar nuevas delegaciones en otras ciudades europeas, tales como París, Bruselas, Ámsterdam y Milán.

 

En total y hasta la fecha, ICBC ha abierto 203 sucursales en 28 países. Entre otros objetivos, su mayor preocupación es cubrir las necesidades de los ciudadanos chinos que se encuentran fuera de sus fronteras.

Los activos del ICBC en nuestro país rondan los 400 millones de euros y se espera que a lo largo de este año su negocio entre en beneficios y la inversión se convierta en ganancias.

 

La estética innovadora de la sucursal madrileña y el hándicap del idioma pueden ser un problema para dicha oficina, ya que puede parecer hermética y distante. La oficina está integrada por 16 ciudadanos chinos que se comunican en inglés o en su propia lengua. Para los clientes de habla hispana, cuentan entre su personal con una trabajadora que habla castellano.

Además, hay dos españoles que prestan sus servicios en la entidad facilitando la comunicación con los clientes.

 

Nuestro Gobierno ha expresado una gran confianza en que la llegada de dicha entidad financiera a nuestro país contribuya a un doble objetivo: por una parte a atraer inversión china a España; y, por otra, a potenciar en mayor medida las exportaciones de las PYMES españolas a China.

 

La llegada de ICBC a nuestro país ha potenciado que el tercer banco de China quisiese poner su pie en España. Se trata de Bank of China. La entidad ha conseguido la autorización para operar y lo llevará a cabo a través de su división afincada en Luxemburgo, un paso que anteriormente tuvo que realizar el ICBC antes de poder abrir su primera sucursal en Madrid.

 

Bank of China es la entidad más antigua de ese país, está controlada en un 70% por el Estado y se le considera el primer prestamista chino hacia particulares. Cotiza en bolsa y su capitalización supera los 100.000 millones de euros.

La principal actividad de este banco es tesorería, banca corporativa y grandes patrimonios.

 

Estos dos bancos se han visto atraídos tanto por la deuda pública en la que nos vemos inmersos (y de la que son grandes compradores), como por el negocio existente a través de las grandes relaciones comerciales que nuestro país y Asia atraviesan.

Ambos bancos pretenden extender su red de oficinas por nuestro territorio cuando surjan oportunidades. De hecho, China se comprometió en su momento a invertir en el proceso de reordenación de cajas. Hasta la fecha, dicho compromiso no se ha realizado, no participando en ningún proceso de venta de títulos de los nuevos grupos de entidades españolas.

Quieren dedicarse a satisfacer las necesidades de sus compatriotas pero también esperan que los ciudadanos españoles confíen en sus servicios. Puede que la curiosidad lleve a muchos madrileños a entrar en las sucursales y abrir una cuenta bancaria. El horario oriental (hasta las cinco de la tarde, de manera ininterrumpida) podría ser un beneficio para estas entidades financieras.

Para finalizar y por si acaso os picó la curiosidad leyendo este post, os dejo los enlaces a las webs de ambos bancos:

 

我希望这是你的兴趣