INNOVACIÓN DISRUPTIVA

.

La globalización se ha convertido en juez y parte del declive del actual modelo económico y de producción, desembocando, a la postre, en una de las peores crisis económicas que se recuerdan.

.

Y tras las últimas noticias y acontecimientos económicos, tras las últimas reformas y recortes, parece que ya se hayan agotado las ideas para salir de la crisis.

Se ha pasado de una postura activa por intentar aportar soluciones a una postura de resignación o aceptación. De indignación y protesta, en el mejor de los casos.

.

Sin embargo, hay una nueva propuesta: la Innovación Disruptiva.

Se trata de un concepto relativamente nuevo, propuesto por el profesor de la Harvard Business School, Clayton M. Christensen.

Una pequeña introducción

Para entender mejor este concepto, vamos a hacer referencia también a su extremo opuesto: la Innovación Evolutiva o Incremental.

Esta última era (y, en muchos ámbitos, sigue siendo) la que se considera respuesta natural a la entrada de nuevos competidores en el mercado.

Consiste en responder a los nuevos competidores mejorando gradualmente el valor, los usos o las funcionalidades de los productos que ya existen (para mejorar así los beneficios) de modo que el mercado capte esas mejoras, pero sin preocuparse en gran medida de hacer cambios importantes que supongan una ruptura radical de los procesos hasta ahora utilizados o la creación de nuevos productos.

En general, esto sólo permite a una compañía competir desde una mejor posición, aunque no implica un salto cualitativo ni cuantitativo; pero sí, en la mayoría de los casos, un incremento de costes.

Como explica Clayton M. Christensen, las grandes empresas tienden a centrarse en lo que perciben como las demandas de sus clientes actuales. Se olvidan de que el valor real reside en la creación de nuevas oportunidades de mercado.

.

La Innovación Disruptiva

Se describe como el proceso mediante el cual un producto o servicio que, en sus orígenes nace como algo residual o como una simple aplicación sin muchos seguidores o usuarios, de repente, moviliza el mercado, convirtiéndose, en poco tiempo, en el producto o servicio líder del mercado, desplazando a los competidores previamente establecidos.

Básicamente, se trata de una innovación sobre la base de incorporar nuevos equipamientos, habilidades, formas organizacionales y/o valores que mejoran sustancialmente un producto o servicio, de forma inesperada por el mercado, ampliando el número de usuarios que desean consumirlo y, normalmente, reduciendo los costes de soluciones anteriores.

.

.

La Innovación Disruptiva, a diferencia de la Evolutiva, propone crear nuevas necesidades y mercados con productos o servicios que el cliente no sabe que todavía necesita. Justamente la base para establecer lo que se conoce como “océanos azules”.

Se resume, de forma muy clarificadora, en la frase de Henry Ford:

Si le hubiera preguntado a la gente que quería, habrían pedido un caballo más rápido.

.

Y es precisamente Henry Ford quien, en el mundo del automóvil, con la aparición del Ford T, dio lugar a una verdadera innovación disruptiva.

No generó un cambio tecnológico. De hecho, ya existían vehículos a motor circulando por las carreteras. Pero sí una disminución radical de precios, gracias a la fabricación en serie.

Esto permitió que un mayor número de norteamericanos pudieran disponer de un medio de transporte realmente innovador.

Y qué decir de Steve Jobs y su iPhone. Otro claro ejemplo de innovación disruptiva (te invito a leer este post).

.

Por ello, la innovación disruptiva no supone, necesariamente, una innovación radical en un producto o servicio.

Puede consistir en:

  • Mejorar las funcionalidades
  • Introducir una nueva propuesta de valor o redefinir las existentes
  • Modificaciones en el modelo de negocio
  • Abordar mercados emergentes
  • Creación de nuevos canales de relación con el cliente
  • Caracterizar a los productos como más baratos, sencillos, prácticos, fiables, convenientes, etc.

 

Este tipo de estrategias lleva aparejada una considerable mejora de la percepción de valor por parte del mercado, sin llevar aparejado, necesariamente, un incremento de costes.

.

Dicho de otro modo:

.

No se trata de buscar la permanencia en el mercado, por lo general ya saturado y donde un incremento de valor del producto o servicio, normalmente, no se ve recompensado con un reconocimiento por parte del cliente.

.

Se trata de la creación de un nuevo mercado a partir de la creación de nuevas necesidades ocultas o no tenidas en cuenta hasta ese momento.

.

Lo que Christensen denomina “no clientes” había sido inventado. Gente que no había sentido la necesidad de tener un móvil más avanzado, ahora tiene la necesidad de tener un iPhone.

.

Ahora bien, por otro lado, hay que tener en cuenta que las innovaciones disruptivas, normalmente, son menos eficientes inicialmente. Es decir, pueden suponer, al menos en sus primeras etapas, márgenes brutos más pequeños, productos o servicios más simples, etc., de forma que puedan parecer menos atractivos que las soluciones ya existentes (aunque suelen ser muy competitivos para clientes que están abiertos a una nueva oferta con menores costos).

Pero, al mismo tiempo, es aquí donde radica su principal ventaja:

Esto, normalmente, crea en las empresas basadas en el modelo evolutivo o incremental la falsa sensación de que no suponen para ellas una amenaza.

.

Es precisamente aquí donde ganan terreno, mejorando, evolucionando y, poco a poco, captando un mayor mercado, hasta que, finalmente, se produce el cambio y se convierten en líderes de éste.

En ese momento se crea una perturbación en un mercado ya existente, un cambio brusco que rompe con el modelo anterior y donde la Innovación Disruptiva se consuma.

.

Por todo lo expuesto, en los tiempos que corren, la búsqueda de la Innovación Disruptiva parece una buena inversión, siendo fundamental para salvar a ciertos mercados, sobre todo, los especialmente saturados.

Crear nuevos mercados y satisfacer nuevas necesidades es vital para sobreponerse a las debilidades de un mercado que sólo compite en precios y que ofrece productos miméticos.

.

Y es que, como dijo Benjamin Franklin:

La insensatez es hacer la misma cosa una y otra vez, con la esperanza de que suceda algo diferente.

Sobre el autor

Dani Díaz

Docente y profesional del mundo de la #teleformación. Experto en gestión educativa. ¿Te ayudamos? educadictos@gmail.com

Ver todos los post de este autor

5 Comentarios

  • Hola Fredy !!

    Gracias por tu comentario.

    No es fácil responder a tu pregunta sin más datos. La Innovación Disruptiva puede adoptar múltiples variantes en función del sector al que pertenezca la empresa, su actividad, ubicación geográfica, dimensión, etc.

    No obstante, es importante la perspectiva desde la que planteas la pregunta, ya que en la Innovación Disruptiva lo importante no es el “qué”, pues toda empresa debe innovar, sino el “cómo”.

    En relación a la cuestión que planteas, la Innovación Disruptiva puede consistir en ser capaz de realizar en tus productos innovaciones radicales, cambios de producción, logística, procesos, etc., que te permitan competir con ventaja no sólo con negocios oportunistas, sino romper barreras geográficas, consiguiendo que tus productos o servicios lleguen a cientos de kilómetros.

    Un aspecto que, en los tiempo de crisis económica que corren, funciona especialmente bien es apostar por la calidad.

    En cualquier caso, tomando el supuesto que me planteas (el de una microempresa), es importante tener en cuenta que, generalmente, las pequeñas empresas pueden hacer un mejor trabajo en la identificación e implementación de innovaciones que una grande.

    Las empresas más pequeñas, a menudo, pueden actuar de forma más ágil para tomar ventaja de las ideas creativas. Esta acción rápida ofrece a la pequeña empresa una importante ventaja competitiva.

    Esta no es, sino, otra forma de Innovación Disruptiva.

    Un saludo.

  • He leído tus artículos dos veces queriendo hallar algo diferente y la
    realidad es que de esta forma pasa. Cada que leo tus artículos encuentro algo
    nuevo. Te juro que llevo no menos de tres horas leyendo cada una de las cosas que has escrito y me
    semejan geniales. Espero que no creas que intento acosarte jeje.
    Ya en serio, quiero decirte que es una grata experiencia poder encontrarme con gente que tiene
    grandes habilidades con las letras. Espero que sigas así y que si se da el momento, podamos conocernos.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *