La Educación en Finlandia (II)

.

Este artículo es la segunda parte de La Educación en Finlandia (I), cuya lectura te recomendamos para situarte en materia.

Vamos, en esta segunda parte, a analizar más en detalle los aspectos y características que hacen del sistema finlandés uno de los mejores sistemas educativos del mundo.

 

El Método Educativo

En primer lugar, el método educativo utilizado no recurre a las típicas memorizaciones, como sí sucede en otros sistemas (por ejemplo, el español), prefiriendo poner el énfasis en el desarrollo de la curiosidad, la creatividad y la experimentación.

No es sólo transmitir información, es mucho más…, es aprender a pensar.

 

Un ejemplo de este método de enseñanza: realizar un proyecto basado en la creación de una empresa. Los alumnos y alumnas se organizan en grupos, fomentando con ello la colaboración y el trabajo en equipo, dándose cuenta de que uno solo no puede hacer todo el trabajo.

 

Los niños comienzan el colegio a los siete años, cuando ya poseen una madurez intelectual suficiente. Menos de la mitad de los niños y niñas finlandeses con edades comprendidas entre los 3 y 5 años acuden a las guarderías.

 

Por otro lado, el alumnado tiene el mismo profesor para casi todas las materias hasta el 6º curso, quien se encarga de velar porque ningún alumno quede excluido. Es una manera de fortalecer su estabilidad emocional y su seguridad.

No se realiza, por parte de los docentes, ningún tipo de calificación numérica, ya que se trata de evitar cualquier tipo de competencia o comparación entre alumnos.

Hasta el 2º curso el alumnado asiste a clase 4 ó 5 horas al día y tienen muy pocos deberes.

 

Los profesores trabajan en grupo, buscan la participación y el feedback de los alumnos.

 

Otra cuestión muy importante es que el profesor es evaluado por sus propios compañeros y reciben el apoyo de otros profesores más experimentados.

 

Ningún niño se queda atrás

Hay una cuidadosa y dedicada atención personal a cada niño o niña, especialmente a los que van atrasados.

Se prestan mucha atención a la evolución del alumnado desde sus comienzos, intentando erradicar muchos de los problemas académicos que suele presentarse en los primeros años de escolarización, ya que es el momento óptimo para solucionar esas dificultades. Si siguiendo las clases normalmente, junto con los demás alumnos, alguno se queda atrás, tiene un tutor personal y clases de apoyo según los diferentes niveles de necesidad.

Existe además una atención especial para niños y niñas con problemas de aprendizaje o capacidades diferentes.

 

Finlandia ha conseguido encajar las piezas del rompecabezas de la educación.

 

Cultura educativa

Finlandia posee una cultura educativa en la que el 80% de las familias acude a las bibliotecas públicas los fines de semana (valoran la cultura luterana donde los valores más importantes son la disciplina y el esfuerzo).

Existe una gran estabilidad en el sistema educativo del país debido al alto consenso político. El sistema social dota de numerosas ayudas a las familias para la conciliación familiar y laboral.

El éxito se debe a tres estructuras importantes: la familia, la escuela y los recursos socioculturales (bibliotecas, ludotecas, cines, etc.).

También se debe a que los padres tienen la convicción de que son los primeros responsables de la educación de sus hijos, siempre por delante de la escuela. Los padres complementan el esfuerzo que se hace en el colegio.

 

Organización Educativa

El sistema de educación finlandés consta de:

  • Educación preescolar
  • Educación primaria
  • Educación preparatoria general y vocacional
  • Educación superior
  • Educación para adultos

 

Educación Infantil

La educación preescolar se provee en la actualidad bajo un cuidadoso sistema que es administrado por el Ministerio de Salud y Asuntos Sociales. En áreas que no están muy pobladas, la educación preescolar se realiza conjuntamente con las escuelas básicas.

La educación preescolar no es obligatoria. Son los ayuntamientos los que están obligados a organizar esta fase de la educación. No hay instituciones específicas, las clases se imparten en escuelas y guarderías.

 

Educación Primaria

La escuela básica da una educación de nueve años en total para todos los niños y niñas en edad escolar (de 7 a 16 años, salvo en casos especiales que se añade un año más). La asistencia es obligatoria.

En el colegio se cursan las materias en las lenguas maternas que son el finés o el sueco.

Las asignaturas que se imparten son: matemáticas, idiomas extranjeros, física, química, historia, introducción cívica, educación física, música, artes plásticas, economía doméstica (tareas domésticas tales como cocinar, lavar la ropa, cuidar la casa, etc.), manualidades, religión o educación ética-religiosa, biología, geografía y medio ambiente.

 

Educación Secundaria

El siguiente nivel de estudios se realiza en un Instituto de Bachillerato (duración de 3 años) que remata con un examen. Hay otra opción que es estudiar en la Escuela Vocacional (duración de 2 a 3 años). Esta segunda opción la eligen los jóvenes que quieren prepararse para un oficio y permite seguir a un nivel superior en el área de alguna especialización.

Existen 20 universidades y 26 politécnicos en todo el país para poder elegir qué estudiar.

 

También hay Educación para Adultos. Tanto en las instituciones patrocinadoras, las independientes, las escuelas nocturnas, los institutos vocacionales y las propias universidades existen centros de educación continua dedicada exclusivamente a la educación para adultos.

Para finalizar con este bloque de tres artículos, vemos la última parte en La Educación en Finlandia (y III): Profesores, el pilar más importante.

 

4 Comentarios

  • Me ha gustado mucho esta segunda parte. Muy interesantes los dos post publicados sobre este tema y espero con entusiasmo la tercera parte.
    Ojalá en España se implantará esta forma de abordar la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.