LA MATRIZ DAFO

.

A los seguidores de nuestro Blog, especialmente de los temas de empresa y Marketing, seguro que os suena el tema del que vamos a hablar en esta ocasión.

En el post de hoy analizamos qué es una Matriz DAFO y su gran utilidad en el mundo empresarial.

 

Tanto si conoces el tema como si es la primera vez que oyes hablar de ella, te recomendamos la lectura sobre esta importante herramienta para la ejecución de la dirección estratégica de la empresa.

.

.

  

¿Qué es?

El análisis DAFO, también conocido como Matriz DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades), traducción al castellano de las siglas en inglés SWOT (Strengths, Weaknesses, Opportunities, and Threats), se trata de una técnica de evaluación diseñada por Albert Humphrey, en Estados Unidos, a finales de los años 60 y principios de los 70.

 

Antes de adoptar cualquier decisión estratégica, es imprescindible realizar un diagnóstico de la situación y de nuestra organización.

 

El análisis DAFO consiste en una metodología de estudio, sencilla y eficaz, de la situación de una empresa o proyecto que analiza sus características internas (Debilidades y Fortalezas) y su situación externa (Amenazas y Oportunidades), a través de una matriz similar a la siguiente:

 

El análisis DAFO ha alcanzado una gran importancia dentro de la dirección estratégica empresarial ya que es uno de los métodos más sencillos, y al mismo tiempo más eficaces, para recopilar y analizar toda la información necesaria para la toma de decisiones sobre el futuro de la empresa.

 

.

¿Para qué sirve?

Su función principal es facilitar la adopción de decisiones estratégicas.

En base a esta metodología, básicamente, plantearemos las acciones que deberíamos poner en marcha para aprovechar las oportunidades detectadas y  prepararemos a nuestra organización contra las amenazas teniendo conciencia de nuestras debilidades y fortalezas.

Pese a su simplicidad, este método de análisis está considerado como el abc de cualquier estrategia empresarial, ya que permite:

  • – Determinar y localizar las ventajas competitivas de la empresa
  • – Analizar nuestras Fortalezas y Oportunidades frente a las Debilidades y Amenazas del macroentorno
  • – Evaluar la situación de la organización en un momento dado, contribuyendo a la generación de estrategias

.

Análisis DAFO

Tanto las fortalezas como las debilidades hacen referencia a factores internos de la organización. Son los factores sobre los que resulta más sencillo trabajar, ya que es posible actuar directamente sobre ellos y permiten obtener resultados visibles a corto-medio plazo.

En cambio, las oportunidades y las amenazas son factores externos y sobre los cuales existe, por tanto, una menor capacidad de control ya que no dependen únicamente de las actuaciones de la empresa, sino también del entorno es el que ésta se mueve.

Estos son, por tanto, los dos pilares básicos sobre los que se asienta el análisis DAFO: el análisis interno y el análisis externo de una organización.

 

Análisis interno

Con él detectaremos las fortalezas y debilidades de la empresa que originen ventajas o desventajas competitivas.

 

Fortalezas: Es el potencial de la empresa: sus recursos, destrezas, capacidades y elementos que la hacen diferente a las demás, diferente a la competencia, sus puntos fuertes, que sabemos hacer mejor.

Ayudan a aprovechar las oportunidades, por tanto, se deben explotar al máximo.

Incluye productos o servicios que se vende bien, una cartera de clientes establecida, buena reputación, patentes y marcas, o cualquier otro aspecto que agregue valor al negocio y lo hacen destacar sobre la competencia.

 

.

Debilidades: Son los factores que provocan una posición desfavorable frente a la competencia, o situaciones y recursos (o falta de éstos) que limitan la posibilidad de aprovechar oportunidades.

Se deben evitar o eliminar.

Por ejemplo: mala gestión, escasos recursos, problemas con los empleados, carencia de determinadas habilidades, mala ubicación, productos o servicios de baja calidad, mala reputación, etc.

 

Factores a tener en cuenta dentro del análisis interno son, entre otros:

–  Organización

–  Producción

–  Marketing

–  Finanzas

–  Personal

 

Análisis externo

Con él se procederá a identificar y analizar las amenazas y oportunidades de nuestro mercado.

 

Oportunidades: Son los factores, situaciones o eventos positivos, favorables o explotables, que se deben descubrir en el entorno en el que actúa la empresa, y que permiten obtener ventajas competitivas.

Se deben aprovechar para el desarrollo de la organización.

Son oportunidades: la aparición de nuevos mercados o la expansión de los actuales, alianzas estratégicas, desaparición de competidores, etc.

 

.

Amenazas: son aquellas situaciones que provienen del entorno y que pueden llegar a poner en peligro la propia supervivencia de la organización.

Si estas amenazas son reconocidas a tiempo, pueden esquivarse o convertirse en oportunidades.

 

El análisis externo comprende, entre otros, los siguientes factores:

–  Mercado

–  Entorno

–  Sector

–  Competencia

 

Una vez que hemos realizado este análisis, estamos en condiciones de elaborar la Matriz DAFO.

Aquí es donde, finalmente, visualizaremos, de forma clara, la situación actual de la empresa. Y sobre esta visión, se procede a la definición de la estrategia.

 

Definición de la estrategia

Sobre el análisis DAFO realizado y fijados los objetivos, se adoptarán las decisiones estratégicas para llegar a ellos mediante las oportunas acciones.

Las posibles estrategias son:

  • – Defensiva

Se produce cuando la empresa está en condiciones de enfrentarse a las amenazas.

Cuando el producto o servicio haya perdido el liderazgo en el mercado, se debe destacar aquello que te diferencia. Si baja la cuota de mercado, deben buscarse los clientes que resulten más rentables y protegerlos.

 

  • – Ofensiva

Es la situación idónea, en la que a toda empresa le gustaría estar.

Se produce en aquellas situaciones en las que la empresa debe adoptar estrategias de crecimiento o expansión.

Por ejemplo: cuando un mercado está maduro, se pueden “quitar” clientes a la competencia lanzando nuevos modelos de productos o servicios; o atacar a la competencia para destacar las ventajas en los casos en que las fortalezas propias son reconocidas por los clientes.

 

  • – Supervivencia

Se produce cuando la empresa se enfrenta a amenazas externas sin disponer de las fuerzas internas necesarias o adecuadas para  luchar contra la competencia.

En estas situaciones es aconsejable dejar las cosas como están hasta que se asienten los cambios que se producen.

 

  • – Reorientación

Se produce cuando surgen nuevas oportunidades que pueden ser aprovechadas pero la empresa carece de la preparación adecuada para ello.

En estos casos, se hace necesario un cambio en la política, productos o servicios, en la medida en que los actuales no están produciendo los resultados esperados.

 

Conclusión

La principal conclusión a la que se llega después de analizar lo expuesto en este post es que toda empresa, independientemente de su tamaño, debería realizar un análisis DAFO a la hora de adoptar cualquier decisión estratégica.

Saber hacia dónde dirigirse es esencial, más incluso, si cabe, en aquellas empresas que disponen de recursos limitados. Estamos hablando de la importancia que tiene para las pymes este tipo de análisis.

De nada servirá la mejor campaña publicitaria o disponer de tecnología punta, si no está claro el objetivo que se pretende conseguir.

 

Además, aunque no se trata de una técnica dirigida, en principio, a la creatividad, puede ser utilizada para este fin, previa a la generación de ideas y para determinar el objetivo creativo y valorar su implantación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.