LISTAS ROBINSON DE EXCLUSIÓN PUBLICITARIA

.

Aunque la llamada Lista Robinson es un servicio que lleva implantado en otros países desde hace años y está en funcionamiento en España desde julio de 2009, pocos usuarios conocen su existencia y/o finalidad.

 

Vamos a intentar conocer un poco más sobre este tema, qué es y qué problemas plantea.

 

 

El Servicio de Lista Robinson es un servicio de exclusión publicitaria gestionado por la Asociación Española de la Economía Digital.

Creado conforme a lo previsto en la normativa sobre Protección de Datos, ha sido puesto a disposición de los consumidores y usuarios con la finalidad de disminuir la publicidad que éstos potencialmente puedan recibir.

 

Por tanto, este servicio se enmarca en el ámbito de la publicidad personalizada, es decir, la dirigida a nombre de una persona y a una dirección de correo postal, a una dirección de correo electrónico o a un número de teléfono concreto.

 

Empezamos con un poco de información.

 

¿Quién se puede inscribir en la Lista Robinson?

Se puede inscribir en el servicio de Lista Robinson, de forma voluntaria y gratuita, cualquier persona que lo desee. En el caso de los menores de 14 años será necesario que lo realicen sus padres o tutores, y en el caso de las personas fallecidas o incapacitados sus representantes.

 

¿Cómo inscribirse en la Lista Robinson?

Para proceder a la inscripción, es necesario seguir dos pasos:

–  Desde el apartado registro web de Ciudadanos, se debe rellenar el formulario para registrarse en la web y obtener una contraseña. Nos pedirá conformación de la inscripción a través del enlace que se recibirá por e-mail.

–  A continuación ya se puede proceder a la inscripción desde el apartado de acceso al servicio de Ciudadanos y seleccionar el canal o canales a través de los que no desea recibir publicidad.

 

¿Para qué sirve?

Inscribirse en la Lista Robinson sirve para evitar recibir publicidad no deseada de entidades o empresas con las que no se mantenga o no se haya mantenido algún tipo de relación.

 

¿A qué se comprometen las entidades o empresas que utilizan el servicio de Lista Robinson?

Las entidades o empresas que utilizan este servicio se comprometen a no enviar publicidad a través del medio de comunicación que se seleccione (correo postal, llamadas telefónicas, correo electrónico, sms o mms) cuando para la realización de la campaña publicitaría traten datos de fuentes accesibles al público o de base de datos de otras entidades con las que no se mantenga ni haya mantenido relación alguna.

 

¿Desde cuándo es efectiva la inscripción?

Debido a que es posible que nuestros datos estén siendo tratados por alguna entidad en el momento en el que se realiza la solicitud de inscripción, ésta será efectiva en el plazo de tres meses desde el día siguiente al que se produce la inscripción.

 

¿Cómo se puede modificar la inscripción o darse de baja en el servicio?

La modificación o baja de la inscripción puede realizarse desde el apartado “Modificar inscripción” de la página web, utilizando la contraseña facilitada en el momento de la solicitud de inscripción.

 

 

Una vez que conocemos el procedimiento toca preguntarse: pero, ¿es realmente efectivo?

 

Para contestar a esta pregunta, es interesante comenzar por la lectura de este artículo:

http://bandaancha.eu/articulo/7856/poniendo-prueba-lista-robinson

 

Pero, además, se plantean una serie de cuestiones a tener en cuenta:

–  Un inconveniente importante es que la Lista no ha sido creada ni es gestionada por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), como cabría esperar, sino la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD).

 

–  El servicio prevé que la lista pueda ser adquirida por cualquier empresa con el propósito de comprobar la inclusión en la misma de una determinada persona. Pero puede utilizarla igualmente como fuente para el envío de publicidad, pues tiene la garantía de que la información contenida está actualizada y es veraz.

El precio de adquisición de estos ficheros va desde 150 a 550 euros.

 

–  En la publicidad por e-mail, ¿qué función tiene un fichero de exclusión de datos de personas con las que no se haya mantenido ninguna relación comercial si ya, de por sí, es ilegal utilizar esos datos si no se ha mantenido ninguna relación previa y, por tanto, no hay consentimiento?

 

 

Además, como así se ha señalado por la propia AEPD, la exclusión que proporciona a la persona suscrita se refiere a las bases de datos obtenidas de fuentes accesibles al público y no anula el posible consentimiento obtenido de forma individual por todas las empresas con las que el afectado haya tenido relación con anterioridad.

Dicho de otra forma más sencilla: el consentimiento para el uso de sus datos otorgado por una persona física a una entidad, no se anula porque dicha persona decida inscribirse en la Lista Robinson.

 

Por otro lado, también plantea serias dudas la custodia de los datos contenidos en la Lista Robinson. Si te interesa esta cuestión, te recomiendo la lectura de este otro artículo:

http://www.securitybydefault.com/2010/10/vulnerabilidades-en-listarobinsones.html

 

 

Por tanto, a modo de resumen, podemos afirmar que funcionar, no parece que funcione del todo.

Y aunque no son pocas las voces que incluso aconsejan no incluir nuestros datos en este servicio, después de varias fuentes consultadas, la opinión común es que se ha apreciado un cierto descenso en el nivel de acoso publicitario.

Aunque ello también se puede atribuir a un cierto incremento en el nivel de control y restricciones que se está imponiendo.

 

Queda a tu elección. Si aun te interesa echar un vistazo, este es el enlace de su página:

Lista Robinson

 

 

1 Comentario

  • Yo estoy dado de alta desde hace un par de años, cuando Vodafone me bombardeaba día tras día para venderme de todo… Cuando me di de alta, siguieron llamando, pero en cuanto les dije “pst! majetes! estoy en la Lista Robinson…”, todo fueron amabilidades. Dejaron de tocar las pelotas.

    Por email, aún con la recomendación de bandaancha, yo no tengo apenas spam… Apenas, porque algo sí que hay, pero no es molesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.