Maslow y la Social Media

Seguramente la mayoría de vosotros conocéis a Maslow y su popular pirámide de necesidades.

 

Psicólogo estadounidense conocido como uno de los fundadores y principales exponentes de la Psicología Humanista, se basó en el comportamiento humano hacia la búsqueda de la autorrealización.

 

El autor ideó una teoría, propuesta en su obra: “Una Teoría sobre la motivación humana”, La Pirámide de Necesidades de Maslow.

La pirámide, como sabéis, representa la jerarquía de las necesidades humanas, dando lugar a una escala con cinco peldaños a distinto nivel.

En esta teoría se defiende que, conforme vamos avanzando y cubriendo necesidades fisiológicas básicas iremos subiendo escalones de esta pirámide hacia el deseo de cubrir necesidades de seguridad, aceptación social, autoestima y autorrealización. Es decir, sólo aspiramos a necesidades superiores cuando se han satisfecho las inferiores.

Quien se lo diría a Maslow, pero podemos realizar una extrapolación de estas necesidades al Social Media (Facebook, Linkedin, Twitter, WordPress, Blogger, Pinterest, YouTube,… y otras plataformas, herramientas, aplicaciones y medios de comunicación en la Red).



Es curioso ver como este modo de interacción y distribución de contenidos en Internet entre usuarios, pueden llegar a estar tan introducidos en nuestra vida cotidiana, y se han consolidado tanto, que incluso ya hay quienes las incluyen en esta pirámide.

Conceptos originarios, como por ejemplo nuestro álbum de fotos de toda la vida (Instagram), teléfono (Skype), reuniones familiares, de amigos o de trabajo (Facebook o Linkedin), claramente se han aplicado al mundo Web y tenemos que tener presente que son conceptos que han cambiado y se han adaptado a un nuevo medio virtual, pero no son conceptos nuevos sino que han ido avanzando tecnológicamente.

Pues bien, las necesidades humanas han evolucionado también, al menos en países desarrollados. Es cierto que las fisiológicas, indudablemente, siguen siendo las mismas (comer, dormir, beber,…), pero a partir del segundo peldaño, las necesidades de seguridad, de pertenencia a un grupo, reconocimiento y autorrealización, podemos relacionarlas con este nuevo modo de interactuar:

  • Seguridad: Linkedin, Infojobs (redes y aplicaciones para la búsqueda de empleo)
  • Necesidades de pertenencia, afiliación o sociales: Facebook, e-darling.
  • Necesidades de Reconocimiento y Autorrealización: Twitter, Pinterest, Tumblr.

 

Las necesidades de pertenencia a un grupo social determinado y autoestima integran el desarrollo pleno personal y la autorrealización. Digitalmente hablando, estas necesidades se cubren con la pertenencia a alguna red social, así en Twitter con el mayor número de seguidores o amigos en el caso de Facebook, parece ser una especie de distintivo social o de influencia.

En definitiva, las mismas necesidades de siempre pero en un medio distinto, un medio que no podemos descuidar, cada vez más necesario en nuestros puestos de trabajo, en la búsqueda de empleo, búsqueda de información y otras decenas de utilidades que nos presta.

No obstante, creo que el exceso de necesidades de comunicación virtual se convertirá en la “descomunicación” con nuestro entorno más humano.

 

5 Comentarios

  • La verdad es que mezclar las redes sociales con la pirámide de Maslow no es lo más apropiado en los tiempos por los que nos toca estar pasando: gente que no tiene cubiertas sus necesidades básicas, las reales y no las tonterías de las que se hablan en este artículo.

  • Ni punto de comparación. Totalmente deacuerdo con el comentario anterior. Hay cosas mas importantes q lo relacionado con internet. Que se lo digan a los parados.

  • Por supuesto Mónica, que con la crisis que nos ha tocado vivir, la prioridad actual son las necesidades básicas, que en muchos casos ni siquiera están cubiertas, por desgracia.

    No obstante, es una realidad, nos guste o no, que la social media y las redes sociales están inmersas en nuestro entorno: empresas que se publicitan a través de estas herramientas; búsqueda de empleo (linkedin pone en contacto personas físicas y jurídicas para la búsqueda y orientación laboral), por poner un ejemplo. Por ende, está claro que para poder cubrir esas necesidades básicas también necesitamos disponer de empleo, y ello implica tener que adaptarnos a este medio para poder tener más opciones.

    Como bien digo al final del post, tampoco estoy de acuerdo con el exceso de la comunicación virtual, pero tampoco la podemos desatender, podría ofrecernos facilidades en algunos aspectos de nuestras vidas.

    Gracias por tu aportación Mónica.