ME COMUNICO, LUEGO EXISTO

No hay más que echar la vista atrás algunos siglos para percatarse de que el interés del ser humano por la adquisición de una segunda lengua, no es algo nuevo ni reciente.

Nace de la necesidad de comunicación que se presenta cuando, individuos que no comparten una lengua común, coexisten en un territorio, ya sea de manera temporal o indefinida.

Con la expansión comercial experimentada por Europa en la Edad Media, los distintos grupos lingüísticos se vieron obligados a desarrollar un código alternativo de comunicación que les permitiese llevar a cabo sus intercambios comerciales y es entonces cuando surgen las primeras linguas francas.

El concepto de Pidgin hace referencia a una versión simplificada que combina características de las distintas lenguas en contacto, dejando al margen consideraciones tales como la flexión, nexos, estructuras complejas  como subordinación, etc…

Carece de reglas gramaticales y su único ámbito de uso es aquél para el que originariamente fue concebido: el comercio.

Cuando un pidgin persiste en el tiempo y se expande, tiene lugar un incremento en el número de hablantes y esto lleva a un proceso de normalización lingüística (su uso no está ya limitado al fin para el que fue creado) que exigirá, con el tiempo, regular de algún modo sus estructuras gramaticales y su léxico (normativización).

Llegamos entonces al Criollo, que no es sino el resultado de un pidgin que ha evolucionado, expandido sus contextos sociales y experimentado un proceso de nativización (existe al menos 1 generación que tiene el criollo como lengua materna).

Un ejemplo sería el llamado Patois, lengua criolla hablada en Jamaica, nacida como resultado del contacto entre diferentes lenguas Niger-Congo y los dialectos del inglés llevados a la isla por los colonos Británicos.

La reivindicación del status del Patois por personajes del panorama intelectual jamaicano de la talla de Calude McKay (Songs of Jamaica) o Thomas McDermot (All Jamaica Library), lo ha llevado a ganarse un merecido hueco como lengua literaria en Jamaica.(Ver video Dis Poem by Mutabaruka (Creole influence):

La historia de las civilizaciones y, de un modo más concreto la sociolingüística, nos prueban, sin lugar a dudas y desde tiempos inmemoriales, la importancia de la adquisición de una segunda lengua como principal vehículo para la comunicación humana.

Es esta una realidad que, lejos de cambiar, se hace cada vez más patente en la actual sociedad global del S.XXI

Contamos en la actualidad con infinidad de herramientas para la adquisición y perfeccionamiento de lenguas extranjeras en diferentes modalidades que incluso nos permiten formarnos sin movernos siquiera de nuestra casa o despacho.

La pregunta es obvia entonces; si los mercaderes medievales lograron desarrollar linguas francas prácticamente de la nada, ¿tenemos nosotros excusa para no mostrar interés por el aprendizaje de otras lenguas?

2 Comentarios

  • Buenas tardes Paula!!!!
    Cuanta verdad hay en tus palabras.Bien es cierto que hoy por hoy es completamente necesario el conocimiento y uso de cuantas más lenguas mejor.
    En un mundo donde el comercio exterior está en boca de todos,donde el futuro de cualquier negocio nacional es su internacionalización y/o externacionalización,que otra opción nos queda que ponernos las pilas y comenzar a aprender nuevos idiomas???
    Si nuestros antepasados se iban a trabajar a países tan dispares y tan extraños para ellos,con culturas,costumbres y normas,tan distintas a la nuestra,con un idioma totalmente desconocido para ellos para tratar de darle una mejor vida a sus familias y llevarles un sustento…porque nuestras generaciones no se molestan en aprender uno o varios idiomas a parte de la lengua materna o el idioma oficial de su país???Vaganacia??Miedo???Reparos????Desinterés???
    No se muy bien cuál es la razón,lo único que sé es que si queremos sobrevivir en este mundo de locos y que evoluciona día a día, o nos ponemos las pilas o será nuestro fin.

    • Hola Silvia,
      coincido con tu visión del tema. La clave para mejorar en casi cualquier aspecto de la vida es mantener un cierto sentido de autocrítica. Una vez que somos conscientes de nuestras carencias, empieza el camino hacia la superación de nuestras limitaciones.

      Espero que nos visites a menudo.
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.