Movimiento contra la Ley de Murphy

Desde hace años, la Xunta de Galicia y el ISSGA (Instituto gallego de seguridad y salud en el trabajo) están llevando a cabo una campaña muy curiosa de concienciación e información de prevención de riesgos laborales en los alumnos de FP.

Esta campaña se llama “Movimiento contra la Ley de Murphy” y pretende trasladar a los profesionales del futuro la “oposición frontal” a la Ley de Murphy que dice que todo lo que puede salir mal, saldrá mal. El objetivo es, por lo tanto, que los chicos y chicas aprendan que si hay algo que represente peligro en el lugar de trabajo, puede evitarse por medio de la prevención.

La idea clave de la campaña es: “Porque sabemos que los riesgos se combaten con la prevención: Acabemos con la ley de Murphy”.
movimiento contra la Ley de Murphy

En la página web de la campaña, además de poder unirte al movimiento para derogar la ley de Murphy, te puedes descargar material informativo (“videos para aprender a evitar la ley de Murphy”) sobre la prevención de riesgos laborales en los sectores construcción, pesquero, eléctrico, agrícola y sobre la señalización en materia de seguridad y salud en el trabajo. Si prefieres, puedes luchar on line contra Murphy y su ley (En este juego eliges una profesión y te bates en duelo con Murphy utilizando tus propios elemento de protección.)

Otra de las actividades que se llevaron a cabo fueron juegos de rol en vivo (sobre centrales nucleares a punto de explotar) y como actividad estrella se contaba con la presencia del propio Murphy en persona que, a través de un monólogo, relataba sus quejas por la derrota sufrida frente a los estudiantes, que le ganaron la batalla gracias a la prevención.

A continuación os pongo uno de los vídeos del monólogo, está en gallego pero se entiende fácilmente. Por si acaso os dejo la traducción a continuación:
Murphy

Buenos días y bienvenidos a mi conferencia sobre el lado de la tostada que siempre acaba pegada en el suelo…por la mantequilla!

Mi nombre es Edward Aloisius Murphy y soy ingeniero aeroespacial y también el formulador de la célebre teoría “La Ley de Murphy” que en términos generales se puede enunciar como:

Si algo puede ir mal saldrá mal y si puede ir peor mejor llamar a protección civil.

Esto es una ley que formulé en mis tiempos de investigador en la NASA, la agencia Aeroespacial Norteamericana, que como bien sabéis, en sus inicios tenía el reto mundial en el fracaso de lanzamiento de cohetes y la marca olímpica de explosión de laboratorios de investigación.

Era la época de la guerra fría, los rusos…nos ponían en ridículo cada dos por tres…porque los rusos son comunistas y no tenían un duro pero siempre encontraban la forma más barata y eficaz de hacer las cosas. En cambio los americanos estábamos forrados, nos salía el dinero por las orejas y aún así no dábamos pie con bola, por ejemplo: cuando tuvimos que inventar un bolígrafo para escribir en gravedad cero porque claro si no hay gravedad, un astronauta si quiere anotar algo en un papel y no puede porque la tinta sale del bolígrafo y flota, así no hay manera de tomar datos y hacer cálculos orbitales. Entonces los de la Nasa gastaron 15 millones y medio de dólares para inventar el bolígrafo antigravitatorio, mientras tanto… ¿qué hicieron los rusos? Pues escribir a lápiz… Que cuesta 15 céntimos!

Fue ahí cuando yo empecé á investigar esto de prevenir los riesgos para evitar los accidentes, que al fin y al cabo son cosas que pasan y precisamente son mi especialidad: las cosas que pasan y que no deberían pasar, derogar mi ley tiene más peligro que Pilar Rubio en biquini…o que Cristiano Ronaldo en tanga de leopardo (ufff menuda imagen!!)

Es que la Ley de Murphy no falla nunca, esto es una de esas cosas, que si falla, es porque aún no pasó el tiempo suficiente para que sucediese dicho fallo.

Cuando trabajamos con máquinas es fundamental no fiarse ni un pelo, porque no hay trabajo tan simple que no pueda hacerse mal y porque las máquinas tienen la desagradable costumbre de aprovechar tus despistes para complicarte la vida y mucho ojo que por muchos agujeros que tenga una máquina, los agujeros no están ahí para meter los dedos!!

Mira….Ya podéis contratar el seguro más caro y que os cubra absolutamente todo, que lo único que no os va a cubrir será, precisamente, lo que os pase a vosotros

Pero la vida merece la pena vivirla, y aunque una catástrofe pueda salir más barata que lo que hay que gastar en prevenirla, es mejor gastar en vida y salud que ahorrar en materiales de construcción.

Y hacedme caso, que las leyes están ahí para cumplirlas y antes de coger una máquina en las manos leed el manual porque hay millones de tontos sufriendo las consecuencias de no haber leído las instrucciones y de no llevar los equipo de protección individual…

Me llamo Edward A. Murphy y aunque os lo parezca yo no soy tonto… ¿y vosotros?”

Esperamos que este año sigan con la campaña y que estas geniales ideas se contagien al resto de las Comunidades Autónomas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.