Escoger un hosting

La tarea de escoger un Hosting para nuestra página web puede ser desde lo más fácil del proceso hasta lo que más quebraderos de cabeza nos produzca.

A veces tendemos a pensar que “todos son iguales”, que son sólo “un disco duro en la red”, y no prestamos atención a las características de los servidores que nos proveen del alojamiento.

Montemos lo que montemos en nuestra web, tenemos que atender a 3 puntos básicos y fundamentales, que tomaremos como estándar.

  1. PHP
  2. MySQL
  3. Límites de transferencia

Aunque montemos una web HTML estándar, puede que queramos en el futuro no muy lejano aumentar las posibilidades de nuestra web con un blog, un foro, una tienda online, etc., así que tenemos que buscar un Hosting con un PHP actualizado.

Lo mismo ocurre con las bases de datos MySQL. Si nuestro hosting utiliza versiones “viejas” de MySQL, puede que en ese futuro no tan lejano, no podamos instalar esa súper plantilla de tienda online que hemos comprado. O que nuestro hosting sea un poco limitado y sólo nos permita trabajar con 1 base de datos y puede que necesitemos 2, o más.

Seguimos tras el salto…

Los límites de transferencia no son lo más importante, pero dependiendo del tipo de página que montemos y el tráfico que vayamos a generar, de subida o bajada, a lo mejor no nos llega con el mínimo.

Vamos a extender un poco estos 3 puntos, pero siempre desde el punto de vista del negado web, porque si estáis aquí es que, como yo, nos estamos adentrando en este amplio mundo y vamos pasito a pasito descubriendo cosas nuevas cada día.

PHP

Desde su aparición, hace casi 20 años, ha supuesto una pequeña gran revolución en internet y la forma que tenemos de diseñar páginas y navegar por ellas. Por su parecido con otros lenguajes de programación, los programadores/diseñadores podían adaptarse rápidamente a este nuevo lenguaje y crear nuevas aplicaciones con una curva de aprendizaje bastante corta.

Pero, ¿Para qué vale PHP?

Multitud de aplicaciones que quizá queramos instalar ahora o en el futuro, utilizan este lenguaje en su diseño: Wikipedia (y las wikis en general), los foros de usuarios y WordPress, son sólo 3 ejemplos de páginas diseñadas con este lenguaje. Es decir, tenemos una web HTML puro en un hosting X, y queremos montar un blog de wordpress, cabe la posibilidad de que no podamos ni siquiera instalarlo o instalar la última versión, dado que nuestro proveedor no dispone de PHP actualizado.

Sigamos con el ejemplo WordPress.

La versión actual de WP, la 3.9.1, tiene tan sólo 2 requerimientos

  • PHP – versión 5.2.4 o superior
  • MySQL-  versión 5.0 o superior

Tenemos que fijarnos a la hora de contratar un Hosting, de las capacidades del mismo, para saber si podremos “estar a la última” o no.

Como vemos en la imagen superior, este proveedor tiene 3 productos: BASIC, PREMIUM y UNLIMITED.

La versión BASIC, la más económica, no soporta PHP ni permite ni 1 base de datos MySQL. Sin embargo, si pagamos un poco más, por la PREMIUM, disponemos de soporte para la última versión de PHP y nos permite hasta 5 bases de datos MySQL.

Entonces, dependiendo del tipo de web que queramos montar, tenemos que saber lo que quizá necesitemos, para tenerlo en cuenta.

MySQL

MySQL es un sistema de gestión de bases de datos relacional, multihilo y multiusuario con más de seis millones de instalaciones.

En nuestro caso, para una web HTML pura, nos dará un poco igual, pero si pensamos de cara al futuro y quisiéramos montar un blog, un foro, una tienda online, una galería de imágenes, o un enoooooorme etcétera de posibilidades, es algo a tener muy en cuenta. Una base de datos MySQL será el almacén de datos de nuestros clientes, productos y noticias, entre otros.

Utilizando el mismo ejemplo anterior…

La versión BASIC no gestiona bases de datos, sin embargo la PREMIUM nos permite hasta 5, lo que nos permitiría implementar una tienda online, un blog, etc.

No nos indican qué versión de MySQL ejecutan, así que tendríamos que preguntarles, investigar un poco más, o buscar otro proveedor con el que sepamos qué versiones maneja, por si, como con el ejemplo WordPress, necesitamos ejecutar una versión 5.0 o superior.

Normalmente suelen estar a la última, pero antes de pagar, enviadles un email y aseguráos.

Límites de transferencia

Si vamos a montar un blog personal, donde –seamos realistas- no vamos a generar demasiado tráfico, es un punto al que no tenemos que prestar demasiada atención. Ahora, si sabes que va a ser una web de éxito, y que generarás mucho tráfico, muchas visitas, etc, o si vas a tener contenido descargable, entonces sí… es un punto de obligada revisión.

Pero, ¿qué es el límite de transferencia?

Rápido y simple: es como la tarifa de datos de tu móvil. Cuando alcanzas esa cuota, se detiene la navegación, o en el mejor de los casos, se reduce drásticamente la velocidad hasta el nuevo periodo de facturación (o día 1 de cada mes), donde se resetea y vuelve a 0.

El caso de las páginas web es bastante similar. Una visita a una página web genera datos, son megas que los visitantes tienen que descargarse para ver el contenido. Una imagen que tú subes son megas de transferencia que tú generas… Un ejemplo: si subes una imagen de 1MB y un visitante la mira (la descargue o no), has generado 2MB de transferencia.

En este punto, el estándar es simple: cuanto más, mejor. Pero seamos consecuentes: mayor límite supondrá en la mayoría de los casos, mayor coste, así que antes de comprar un aumento, asegúrate de que lo necesitas, comprueba tu gasto (tu proveedor de hosting tiene que informarte en algún lugar del panel de administración).

En una de mis webs, por poner un ejemplo, tengo 2GB de espacio web y 100GB (una barbaridad) de ancho de banda (así llama mi proveedor al límite de transferencia).

En la imagen de aquí arriba, veréis que la web apenas consume espacio web (un blog con algunas imágenes y mucho texto que no ocupa) y que el ancho de banda es (a día 3) muy pequeño… si la progresión continuara así, alcanzaría los 180MB de transferencia, es decir, el 0,0018%, es decir (otra vez), que desaprovecho el ancho de banda como si no hubiera un mañana.

Ojo, no todos los proveedores proporcionan semejante cantidad de transferencia. Lo normal es que den 5GB, y suele ser mucho más que suficiente para cualquier tipo de web, salvo en los citados casos en los que tengamos un nivel de visitas muy elevado.

Siempre podéis empezar por el mínimo e ir subiendo a medida que vuestras visitas o necesidades lo hagan.

  • One.com: proporciona, teóricamente, tráfico ilimitado.
  • Nominalia: en su plan más económico, 10GB de transferencia.
  • 1&1: otros que indican tráfico ilimitado. Ojo a las prestaciones MySQL, porque sólo permiten utilizar 1.
  • Strato.es: otro con tráfico ilimitado. Al igual que 1&1, sólo permiten 1 base de datos MySQL.
  • Hostinger: 100GB en el plan gratuito.
  • Piensasolutions: 2GB de transferencia en su plan más económico.

Bueno, como veis, es un punto en el que tenéis que prestar especial atención dependiendo del tipo de página que queráis montar. Y no sólo a los límites de transferencia, si no a las versiones de PHP o cantidad de bases de datos MySQL que nos permite gestionar.

El trabajo más complicado que tenéis ahora es discutir con vosotros mismos o con vuestros asociados sobre el tipo de web que necesitáis y cuánto estáis dispuestos a pagar, no por ella, sino por el cajón donde ponerla, atendiendo, por lo menos, a estos 3 puntos en los que nunca pensamos.

Tenéis que haceros estas preguntas:

  • ¿Qué quiero hacer?
  • ¿Qué requerimientos tiene lo que quiero hacer?
  • ¿Tengo presupuesto para hacerlo?
  • ¿Lo voy a hacer yo o le voy a pasar el muerto a otro?

Suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.