Nomofobia

nomofobia

La tremenda irrupción en nuestras vidas de las nuevas tecnologías, encabezadas por los Smartphones o teléfonos inteligentes, están provocando cambios en los comportamientos habituales de la población, haciendo surgir incluso nuevos tipos de enfermedades o síndromes, asociados con el excesivo e inadecuado uso de este tipo de aparatos. Una de estas nuevas enfermedades, asociada en este caso al uso del móvil, es la Nomofobia.

¿Qué es la Nomofobia?

El término nomofobia es una abreviatura de la expresión inglesa “nomobile-phone-phobia”, y expresa el miedo irracional a estar imposibilitado de uso del teléfono móvil, esto podría deberse a factores tan diferentes como son el habérselo dejado en el domicilio, quedarse sin batería y/o cobertura, o simplemente encontrarse en un lugar donde el uso de dicho teléfono no esté permitido.

Me gustaría compartir con vosotros el siguiente vídeo donde se explica un poco más en qué consiste esa nueva enfermedad del siglo XXI:

http://youtu.be/qa2vdJv2OJg

La tremenda evolución de las nuevas tecnologías de la información durante la parte final del siglo XX y lo que llevamos de siglo XXI, han ido convirtiendo a las personas, cada vez más, en dependientes de las mismas, hasta el punto de llegar a plantearnos preguntas como si ¿somos adictos a Internet?, o bien ¿practico habitualmente el phubbing? Temas que ya había tratado en anteriores artículos.

Efectivamente, en los últimos años, los especialistas en trastornos, han ido investigando y descubriendo esta extraña fobia, consistente en la mala sensación que produce el no tener el móvil disponible o no llevarlo encima.

Síntomas que provoca la nomofobiaimagen nomofobia

Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez que al olvidarnos el móvil en casa o incluso al pensar que lo hemos perdido nos invade por todo el cuerpo una desagradable sensación de nerviosismo al sentirnos ilocalizables. Cuando esta sensación pasa ciertos límites (difíciles de delimitar), es posible que se esté padeciendo de nomofobia.

Otras sensaciones que produce este síndrome son, por ejemplo, el hecho de sentir soledad si se nos ha agotado la batería y no tenemos un cargador cerca (ya que se tiene la sensación de estar completamente ilocalizable), percibiendo la sensación de que nos están llamando o masajeando todo el tiempo y no los estamos pudiendo atender, etc. También se puede estar padeciendo de nomofobia si nada más salir del cine o del avión (donde no está permitido el uso del móvil), no podemos esperar ni un minuto en comprobar si alguien nos ha intentado llamar o mensajear.

Estos síntomas están claramente relacionados con los que presenta la ansiedad y, entre otros muchos, serían:

  • Irritabilidad
  • Baja autoestima
  • Inquietud
  • Culpabilidad
  • Ocultación y minimización del problema
  • Malestar general

Resulta difícil escapar de la dependencia que, en la actualidad, la gran mayoría de la población tiene del móvil. Pero debemos ser conscientes de que estos nuevos tipos de trastornos existen y nos rodean, lo cual será de gran ayuda a la hora de poder detectar precozmente el problema y, así que este pueda ser atajado en una fase más temprana y leve.

Bien es cierto, que el hecho de tener cierta dependencia del móvil, no nos convierte necesariamente en nomofóbicos, pero se deben establecer o auto-imponer una serie de límites, para que esta cierta y lógica dependencia no se convierta en un verdadero trastorno psicológico que controle nuestras vidas.

Tras haber conocido algo más en profundidad en qué consiste exactamente esta nueva enfermedad del siglo XXI, me gustaría hacer una reflexión que podría servir de ayuda a todas las personas nomofóbicas que lo estén leyendo, y esta es:

La próxima vez que te olvides el teléfono móvil en casa o creas que lo has perdido y eso no te deje vivir, piensa una cosa…

Ey! Pero si hace 10-15 años ni siquiera tenías uno y seguro que vivías más feliz que ahora…

nomofobia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.