as-7-enfermedades-de-la-gerencia

Las 7 enfermedades de la gerencia

William Edwards Deming (1900 – 1993), estadístico y físico estadounidense, fue quien indentificó las 7 enfermedades de la gerencia, ademas de ser el padre de la actual gestión de la calidad y el principal difusor del concepto de la calidad total. Las ideas de Deming tuvieron un fuerte calado en Japón y se convirtieron en el modelo a seguir desde mediados de la década de los 50. Solo años después, en la década de los 80, estas ideas fueran reconocidas en occidente, siendo aplicadas en todos los ámbitos económicos con mayor o menor fortuna.

.

Además de sus conocidos 14 principios de la calidad total, Deming nos enunció lo que él denominó:

Las 7 enfermedades de la gerencia

Estos son los “vicios” o taras que tiene el modelo tradicional de gerencia, y que limitan el crecimiento de la empresa.

1. Falta de constancia de propósito

Una compañía que carece de constancia en la búsqueda de su propósito no cuenta con planes a largo plazo para permanecer en el negocio.

2. Énfasis en las utilidades a corto plazo

Velar por aumentar las ganancias trimestrales sin una visión a largo plazo socava la calidad y la productividad.

3.Evaluación del desempeño, clasificación según el mérito o análisis anual del desempeño

Los efectos de estas prácticas pueden llegar a ser muy perjudiciales si se usan inadecuadamente o de forma excesiva, fomentando la rivalidad y destruyendo el trabajo en equipo.

Las evaluaciones de desempeño estimulan el desempeño a corto plazo pero, en general, tienden a provocar que disminuya la implicación entre los miembros del equipo y, en consecuencia, que merme el  rendimiento.

La utilización de este tipo de evaluaciones supone que, muchas veces, se haga recaer la culpa de los malos resultados obtenidos a los niveles inferiores. Es por ello que, a la hora de analizar donde esta el fallo, debemos recordar el análisis realizado por Kaouru  Ishikawa, otro de los padres de la calidad, que demuestra que los trabajadores son únicamente responsables del 15% de los errores, mientras la gestión llevada a cabo por la gerencia es la responsable del 85% de los errores o irregularidades.

4. La movilidad de la gerencia

La visión a corto plazo y la administración basada únicamente en las cifras visibles, provocan que el gerente se esté moviendo de una empresa a otra buscando una mejor situación, apoyado por los buenos resultados a corto plazo conseguidos en su anterior puesto. Los gerentes que cambian de un puesto a otro nunca acabarán de entender la compañía que dirigen en profundidad, por lo tanto, no serán capaces de introducir cambios a largo plazo necesarios para una adecuada gestión.

5. Manejar una compañía basándose únicamente en cifras visibles

Asegura Deming que “las cifras más importantes son desconocidas e imposibles de conocer”. La contabilidad financiera clásica  es incapaz de cuantificar los denominados “activos intangibles”. Este concepto hace referencia a aspectos tales como: fidelidad de los clientes, calidad del producto, la participación del mercado, el grado de calificación de  los empleados y la capacidad gerencial. Estos aspectos deben ser conocidos y ser tenidos en cuenta por el gestor, porque sin ellos la empresa esta destinada al fracaso a largo plazo.

6. Costos médicos excesivos

7. Costos excesivos de garantía

Constituyen el precio directo de la no calidad. Los clientes insatisfechos deben ser resarcidos ante la imposibilidad de conseguir un producto o servicio que se ajuste  a los requisitos marcados por el cliente.

autor de las 7 enfermedades de la gerencia

.

Fuera de estas siete enfermedades, Deming hace especial hincapié en la necesidad de romper las barreras que hay entre los departamentos. De nada sirve que las personas trabajen bien en el seno de sus respectivos departamentos si se producen conflictos entre los distintos departamentos que conforman la compañía, persiguiendo objetivos diferentes y sin una política común. Si las metas finales de cada uno de los departamentos son distintas, esto podría acabar con la compañía. Es mejor trabajar en equipo, trabajar para la compañía.

Por último debemos  tener en cuenta que toda actividad es un proceso y puede ser mejorado, pero para ello  todos los niveles de la organización  deben pertenecer a un mismo equipo.