Trading de Alta Frecuencia

.

Normalmente, cuando pensamos en la Bolsa, la primera imagen que nos suele venir a la cabeza es alguna similar a la que acompaña a estas líneas.

Pero nuestro mundo está cada vez más dominado por las máquinas. Y los mercados bursátiles no han sido ajenos a este fenómeno.

 

El Trading de Alta Frecuencia se trata de una operativa relativamente reciente. De hecho, su nacimiento suele situarse en el año 1999 (una vez que la Securities and Exchange Commission, de Estados Unidos –SEC– autorizó los intercambios electrónicos en 1998). Pero su crecimiento ha sido exponencial.

 

¿Quieres saber más? Te animo a seguir leyendo.

 

¿Sabías que, actualmente, la mayor parte de las operaciones que se efectúan en las Bolsas de todo el mundo se ordenan por máquinas y no por personas?

¿Sabías que se estima que el Trading de Alta Frecuencia supone más del 60% de las operaciones de capital en EEUU, del 40% en Europa y del 10% en Asia?

 

Aunque está presente en diferentes actividades financieras, el concepto de Trading de Alta Frecuencia o High-Frecuency Trading (HFT) se emplea fundamentalmente para hacer referencia a un tipo de negociación en los mercados financieros basado en la utilización de avanzadas herramientas tecnológicas, que ejecutan millones de órdenes de compra-venta en milésimas de segundo, empleando para ello complejos algoritmos informáticos.

 

Dicho de forma más sencilla:

La forma de operar en Bolsa es como la que puede realizar cualquier bróker, con la diferencia de que se utilizan sofisticados equipos informáticos capaces de obtener información del mercado y, en función de la misma, realizar operaciones a una velocidad a la que el ser humano no es capaz.

 

Así, diferentes estudios han comprobado que la reacción de una persona hacia cualquier evento se cuantifica en unos 200 milisegundos. Sin embargo, cuando un sistema de alta frecuencia procesa datos, abre y cancela una orden en una media de 16 milisegundos.

Además, presenta otra importante ventaja y es que los programas no se ven afectados por rumores, opiniones, etc., que puedan venir de los medios de comunicación, por lo que sus decisiones no se ven influenciadas ni manipuladas.

 

Evidentemente, esta forma de operar en Bolsa está sólo al alcance de los grandes “tiburones” financieros que cuentan con los medios económicos y materiales necesarios.

Con estos (así llamados) agentes robotizados, diseñados específicamente para el trading, lo que se consigue es realizar operaciones de una forma muy rápida. El margen de beneficio obtenido es muy pequeño por cada operación. Pero, como consiguen hacer millones de operaciones, se traduce a la postre en grandes rentabilidades.

 

El vídeo que incluyo a continuación muestra, de forma ralentizada, a nivel de milisegundo, como opera el Trading de Alta Frecuencia. Sus casi seis minutos de duración, se correspondería con un solo segundo en tiempo real.

El reloj que aparece en la parte inferior central de la pantalla son milisegundos.

 

Por ello, sus características son:

  • – Gran volumen de operaciones por día (pudiendo alcanzar cientos de miles o, incluso, millones)
  • – Beneficio por operación muy reducido
  • – Cada operación se mantiene durante un extremadamente corto periodo de tiempo, pudiendo ser incluso de microsegundos
  • – No se suelen mantener posiciones abiertas al cierre del mercado

 

Si tienes algo de tiempo, te recomiendo ver este vídeo. Es un documental muy interesante de La Noche Temática, de La 2, de TVE, donde se analiza, de forma clara e ilustrativa, en qué consiste el Trading de Alta Frecuencia.

 

Por tanto, no cabe duda de que, en los últimos años, el Trading ha sufrido una gran evolución.

Con el Trading de Alta Frecuencia dicha evolución se ha producido en los aspectos de rapidez y frecuencia de las órdenes, así como en lo que representa este tipo de operativa en el total del volumen del mercado.

Y aunque muchos tienen una percepción negativa de esta práctica, otro sector la considera su evolución natural.

 

En cualquier caso, lo cierto es que, cada vez más, el mercado bursátil está más en manos de máquinas que en manos de personas.

El tiempo dirá si eso es bueno o malo.

 

 

8 Comentarios

  • Las máquinas al final son meras herramientas manipuladas por los que saben manejarlas. Ya sea en el sector bursatil como en el resto.
    Felicidades por el artículo.

    • Hola Mónica !!

      Gracias por tu aportación.

      Realmente es así. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Las máquinas se limitan a seguir una serie de instrucciones y a hacer aquello para lo que fueron programadas.
      Esto es algo que para algunas cosas beneficia y para otras perjudica. Hay determinados ámbitos de la vida donde la capacidad de raciocinio humano es insustituible.

      Un saludo.

  • Y si las máquinas empiezan a controlarlo todo? Tiene razon la mujer que ha dicho que las maquinas las controlan los humanos, ese es el verdadero peligro.
    Interesante artículo

    • Hola Pedro !!

      Te agradezco tu comentario.

      Las máquinas ya controlan muchas cosas. Muchas de ellas, a su vez, necesarias en la medida en que requieren una precisión que el ser humano no llega a alcanzar, entre otras.
      Pero esperemos no llegar a una situación como la de Matrix. Me gusta pensar que, al menos por ahora, somos las personas las que las controlamos a ellas.

      Un saludo.

    • Hola Marisa !!

      Gracias por tu comentario. Me alegro de que el artículo haya resultado de tu interés.

      Te animo a seguir leyendo futuros artículos. Y comentarlos.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.