CO-WORKING: EL ARTE DE COMPARTIR OFICINA

 

Cuando los recursos para empezar son pocos, cuando el presupuesto no te da para más, cuando quieres poner en marcha tu negocio y apenas cuentas con unos pequeños ahorros, el co-working es tu solución.

 

¿Conoces esta nueva fórmula de trabajo? Te animo a seguir leyendo.

 

 

Este es otro de los conceptos que nos llega desde el otro lado del charco.

Aunque no es una práctica novedosa, con las dificultades que atraviesan las economías y las dificultades para emprender, ha resurgido de nuevo, presentándose como un método muy eficaz para abaratar costes o como alternativa creativa a bajo coste.

Es más, cada día es mayor el número de los que optan por esta tendencia, hasta llegar a considerar a la oficina una forma obsoleta de espacio de trabajo.

 

Pero, ¿qué es exactamente el co-working?

El término co-working (o co-trabajo) se emplea para referirse a una forma de trabajo que permite a varios profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir una misma oficina o espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales.

En estos espacios se suele fomentar la colaboración, el trabajo en un espacio comunitario y multidisciplinario, y en donde la sinergia que se crea entre todos los que comparten el espacio es muy fuerte, generando, en muchas ocasiones, alianzas estratégicas.

 

Además, el co-working ofrece una solución para el problema de aislamiento que supone, para muchos trabajadores independientes, o incluso microempresas, la experiencia del trabajo desde casa.

 

¿Sirve para todo tipo de trabajos?

Frecuentemente, los centros de co-working los utilizan los profesionales de Internet, teletutores, diseñadores, programadores, escritores, periodistas y, en general, aquellos trabajos que necesitan poco más que una mesa y un ordenador para ser productivos y que su desarrollo no obedezca a la rigidez de una oficina clásica.

 

Se trata de una tendencia muy popular en Estados Unidos, concretamente, en California y San Francisco, que se muestran como los referentes del “movimiento co-working”. Recientemente, está empezando a tener cada vez mayor número de adeptos en Europa.

De hecho, es cada vez más popular entre trabajadores independientes y autónomos, haciendo el negocio más rentable para todos y reduciendo gastos de mantenimiento de instalaciones.

 

Y, ¿sirve para todo tipo de personas?

Pues, si eres receloso de que la persona que está a tu lado te pueda quitar clientes, es posible que el co-working no sea la opción más aconsejable para ti.

El co-working pretende fomentar el trabajo en comunidad y una de sus premisas esenciales es el espíritu de intercambio y potenciación de la comunicación, de cara a propiciar un ambiente creativo, agradable y que favorezca la productividad.

 

Además, el feeling que genera de pertenencia a un equipo puede resultar muy motivador.

 

 

En la actualidad, existen espacios co-working en diversas ciudades como Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca o Bilbao.

 

Puedes buscar espacios co-working cerca de tu localidad aquí: http://coworkingspain.es/

 

También es interesante esta plataforma destinada a la cultura co-working en España: http://www.comunidadcoworking.es/

 

 

Quizá no sea la solución definitiva para los nuevos emprendedores, pero, al menos, es una opción que facilita la creación y puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales.

Además, en algunas ocasiones, estas pequeñas comunidades de trabajadores desembocan en la creación de pequeñas empresas que encuentran la forma de combinar las capacidades de unos y otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.